Escucha esta nota aquí

La presidenta de la Cámara de Senadores, Eva Copa, y el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Choque, ambos del Movimiento Al Socialismo (MAS), cuestionaron cada uno por su parte, la gestión que hace el Gobierno, para lograr créditos del Banco Mundial (BM) y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por un monto de $us 7.000 millones para el próximo año.

“No sé en qué país está el ministro de Economía, Branko Marinkovic, porque claramente, la Constitución dice que todo crédito para el país tiene que pasar por la Asamblea Legislativa”, señaló Copa en su cuenta tuit.

Por su parte, Choque reprochó la actitud de las autoridades del Gobierno que buscan acuerdos y créditos a nombre de todos los bolivianos a pocos días de culminar su gestión.

“Parece que están desesperados en gastar el dinero que logran a nombre de los bolivianos porque ya estamos a punto de irnos, solo faltan días, lo único que debía hacer este gobierno es garantizar todo el procedimiento de la transición”, señaló Choque a la prensa.

Recursos

A su llegada de Estados Unidos, el ministro de Economía, Branko Marinkovic, anunció el jueves que un equipo técnico en Washington gestiona el préstamo de $us 7.000 millones de ambos organismos multilaterales, con los que se pretende financiarán proyectos desde el próximo año.

“Estoy gestionando $us 7.000 millones para que pueda estar listo el siguiente año. Estos préstamos demoran dos, tres, hasta cuatro meses en gestionarse. No es un tema sencillo ni rápido. Pero por responsabilidad con el país, estamos gestionando para que el próximo gobierno no tenga problemas económicos como los que tenemos nosotros y espero que no tengan un bloqueo económico como el que estamos sufriendo en estos momentos en la Asamblea Legislativa”, manifestó la autoridad en La Paz.

Por otro lado, a través de un “intercambio de divisas”, procedimiento financiero que, según Marinkovic, no necesita el aval de la Asamblea Legislativa, se acordó con el Fondo Monetario Internacional (FMI) un financiamiento de unos $us 330 millones para el pago de salarios, atender las demandas del sector salud y para paliar los efectos que ocasionan los incendios en el chaco boliviano y en la Amazonia.

El Gobierno esperaba la aprobación de créditos externos por alrededor de mil millones de dólares para poder enfrentar la crisis económica y sanitaria que vive el país. Sin embargo, desde hace varios meses, la Asamblea no aprueba esos contratos para que se hagan efectivos.