Escucha esta nota aquí

La pandemia aceleró el contrabando de alimentos en Bolivia. Esto repercutió negativamente en sectores productivos del país, este viernes la Asociación Departamental de Porcicultores de Santa Cruz (Adepor) informó que la producción de cerdo cayó un 20% por este problema.

El presidente de Adepor, Jorge Méndez, explicó que de forma mensual en Santa Cruz se faenenan 70.000 animales. Sin embargo, esta cifra se contrajo a 56.0000, debido a la internación de carne y derivados de cerdo al mercado nacional.

Esto se traduce en pérdidas de por lo menos de un millón de bolivianos mensuales.

Detalló que, por ejemplo, la producción de embutidos nacional se ve afectada por la proliferación de mortadelas que ingresan de Argentina, Brasil y Chile.

Ingresan más de 1.000 kilos de mortadela, en perjuicio de las empresas que proveen de cerdo para la fabricación de mortadela nacional. Con esto desaparecen las granjas que producen y generan empleo”, dijo.

Lo peor, según el productor, es que incluso al país ingresa carne y piel de cerdo, perjudicando a las granjas productoras que abastecen el mercado interno y a la industria cárnica.

“No solo se perjudicado el trabajador, sino a las empresas que proveen de cerdo, desde que empezó la pandemia el 20% de las granjas han desaparecido del mercado”, dijo Méndez.

El productor dijo que las continuas devaluaciones realizadas por los países vecinos ha hecho que varios de sus productos inunden el mercado nacional.

Esta semana el Gobierno anunció la creación de un Comando Especial de Lucha Contra el Contrabando Agropecuario para evitar el ingreso ilegal de verduras y hortalizas que provienen desde Perú y Argentina.

Este ‘dispositivo’ estará bajo la dependencia del Viceministerio de Lucha Contra el Contrabando



Comentarios