Escucha esta nota aquí

A pesar de los incendios forestales que están poniendo en apuro a Santa Cruz y otras regiones del país, tanto la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz) como la Asociación de Horticultores y Fruticultores (Asohofrut) de Santa Cruz, indicaron que, por el momento, el fuego no está afectando los centros de producción.

Alejandro Díaz, presidente de Fegasacruz, explicó que, de acuerdo con los informes de sus afiliados, el movimiento de reses y la oferta cárnica es normal, por lo que el abastecimiento de este alimento está garantizado en el departamento como en el resto del país.

Díaz también dijo que los cupos de carne bovina destinados para la exportación tampoco se han visto afectados, aunque hizo notar que de continuar el avance del fuego los ganaderos, sus animales y predios sufrirán daños que pueden afectar a la producción de carne de res.

Para Iver Miranda, presidente de Asohofrut, los incendios y la sequía, son los dos principales problemas a los que los productores de los Valles cruceños deben hacer frente. Por el momento aseguró que no está generando una disminución en la oferta de verduras y hortalizas.

En cuanto a los incendios, Miranda lamentó que hasta el momento las autoridades no cuenten con un equipo profesional que haga frente al fuego y que se tenga que recurrir a la improvisación, lo mismo que con la sequía, un evento climático que se puede prevenir.

Claro que el fuego nos afecta, quema la pastura de la que se alimentan los animales, daña el suelo, mientras que la falta de agua es cada vez más grave, pues hasta el río Villa Victoria se está secando y con eso va afectar a los productores de Mairana que tienen sistema de riego”, dijo Miranda.

A su vez, Luis Alberto Alpire, secretario de Desarrollo Productivo de la Gobernación de Santa Cruz, sostuvo que a la fecha se han quemado 890.000 hectáreas, cuando en el mismo periodo de 2019 la cifra llegó a los cuatro millones de hectáreas. Por lo que si el año pasado en un contexto de mayor gravedad no faltaron alimentos, en esta oportunidad, esa posibilidad es más remota.

Sobre la situación de los Valles cruceños, Alpire informó que hay unas 40.000 hectáreas dedicadas a la producción de alimentos, de las cuales 13.500 hectáreas tienen un sistema de riego, lo que garantiza un normal abastecimiento de hortalizas, verduras y frutas a los mercados cruceños.