Escucha esta nota aquí

Los productores agrícolas indicaron que Bolivia importó maíz transgénico desde 2006 a 2018, principalmente de Argentina, donde la producción de maíz es cien por ciento con semilla genéticamente modificada (OGM).

Marcelo Pantoja, presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), dijo que desde 2006 hasta 2018, Bolivia ha importado más de 340.000 toneladas, por un valor de $us 60 millones, de acuerdo a las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE). "Esto demuestra, quedesde hace tiempo, estamos consumiendo maíz transgénico, con autorizaciones de importación del Gobierno de ese periodo¨, sostuvo.

El dirigente explicó que si a la importación legal, se suman los cientos de miles de toneladas que también ingresan anualmente por la vía de contrabando desde Argentina, con seguridad que se estiman por lo menos unas 700.000 toneladas que han sido introducidas y consumidas en el país, durante ese periodo. 

Este grano de maíz transgénico proveniente de Argentina, ha ingresado en camiones por las localidades de Yacuiba y Bermejo, que son fronterizas con ese país y desde allí, han llegado a todas las regiones del país, para su consumo en la alimentación animal, principalmente.

Asimismo, la producción de maíz transgénico en el país ya existe de parte de cientos de pequeños productores, principalmente de la región del Chaco tarijeño, que es frontera con Argentina, y en algunas zonas productivas de Santa Cruz

¨Estimamos que los pequeños productores del Chaco están con un 70% de su área con una producción de maíz transgénico desde hace años y en la zona de Santa Cruz, los pequeños productores deben estar con un 40% del área de siembra, con los híbridos denominados betitos¨.  

Acotó que los productores necesitan tener acceso a esta tecnología para continuar produciendo maíz para el país, porque con la tecnología existente, se hace inviable su producción por la baja productividad y sus altos costos de producción.

Pantoja considera que existe el riesgo de que disminuya la producción en Bolivia y se dependa de la importación para abastecer de este alimento al país, "y si eso sucede, con seguridad que importaremos maíz transgénico, porque es lo que producen los países vecinos", agregó el dirigente.