Escucha esta nota aquí

Fidel Flores, presidente de Anapo informó, que el bloqueo de caminos convocado por los soyeros se acata de manera contundente en distintas zonas productivas del departamento. Los agricultores exigen la eliminación de una banda de precios que regula la venta de harina de soya, que, según el sector, genera una pérdida de $us 50 dólares por tonelada a los actores primarios.

Flores señaló que el Gobierno planteó solo regular el 20 % de subproductos de soya para garantizar el abastecimiento al mercado interno para el sector avícola, porcino y lechero.

¨Nuestro reclamo es precisamente por ese 20 por ciento de regulación de precios, porque ese siempre ha sido el porcentaje de la demanda del mercado interno, que es subsidiada con el precio de la harina y hace que nos ofrezcan pagar $us 50 menos por tonelada de grano de soya, lo que representa una pérdida de más de $us 100 millones para los productores soyeros”, dijo Flores.

Mediante un comunicado de prensa, el Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, planteó a los productores facilitar los silos de EMAPA en San Pedro y San Julián con una capacidad de 66.000 toneladas; realizar estudios de costo logístico de exportación para utilizarse en la negociación del precio de grano de soya; apoyo a los pequeños productores en la exportación del grano de soya a través de la estatal Insumos Bolivia y generar mecanismos de control de la calidad y de precios para agroquímicos.

Sin embargo, Flores dijo que la propuesta realizada por el Gobierno es insuficiente porque no atiende el principal pedido de los productores que es la eliminación de la banda de precios, para evitar distorsiones a los procesos de negociación de precios justos del grano de soya.

Aseguró que la medida afecta la sobrevivencia del sector productivo, que  garantiza la producción de alimentos para todos los bolivianos y no solo de la producción de soya, sino también de maíz, trigo, girasol y sorgo.

Además, rechazó  la afirmación realizada por el ministro del área, Néstor Huanca, de que la eliminación de la banda de precios puede implicar una subida de precios de productos básicos de la canasta familiar.

“Por ejemplo, el precio del pollo no está en función al precio de la harina de soya, sino de la oferta y la demanda, cuando hay mucho pollo el precio baja y viceversa, porque cuando el precio de la harina de soya ha estado barato, el precio del pollo ha subido; lo mismo sucede con el precio de la leche que se mantiene fijo desde hace más de 10 años”, detalló.

Reiteró que la solución a este problema la tiene que dar el Gobierno Nacional con la eliminación de la banda de precios y de los cupos de abastecimiento, porque es el que ha implementado esta regulación de precios para la venta en el mercado interno.

Avicultores rechazan paro

No obstante, el vicepresidente de la Asociación de Avicultores de Pollos Parrilleros (Avipar), Wiston Ortiz, acusó a los dirigentes de Anapo y a las industrias de tergiversar la situación y aseguró que la banda de precios no afecta el precio del grano de soya.

Es absurdo y especulativo usar este argumento para ofrecer los precios más bajos al 100% de la producción de soya, cuando se consume solo el 30% del grano. Es una interpretación amañada de Anapo y la industria”, dijo.

Señaló que no están dispuestos a pagar el precio de la harina de soya a precio internacional, sino al precio real que la industria paga al soyero.

Hay una manipulación tendenciosa de la industria”, sosuvo.

Detalló que los productores derivados de la soya, como la harina solvente e integral, representan un 40% de los insumos que necesitan los productores avícolas.

"La soya solvente no es grano, pero de esa soya le han sacado el 20% de aceite y la cascarilla, y ellos tergiversan la realidad", dijo.

Comentarios