Escucha esta nota aquí

La papa importada de contrabando preocupa a los productores de la Asociación de Fruticultores y Horticultores (Asofruth) de los Valles de Santa Cruz, que se han visto obligados a hacer vigilia en los mercados de la capital para evitar que ingrese producto del extranjero.

El jueves se decomisó unas 3.000 arrobas de papas, que ingresó desde Perú en un tráiler. El producto fue interceptado en el ingreso al mercado Mayorista Abasto, desde donde se pretendía comercializar al consumidor final. La acción fue realizada por los propios productores.

“Exigimos que se levante la guía de importación de papa, porque nosotros tenemos la capacidad para abastecer el mercado interno. Estamos en campaña de cosecha, al igual que en Cochabamba y Tarija”, afirmó Fanor Lino, dirigente de la Asofruth.

El dirigente indicó que el producto decomisado fue repartido a los hogares de ayuda social para que sean ellos los beneficiados. “Desde el lunes estamos en vigilia y lo estamos haciendo por turno. No vamos a permitir que ingrese papa que no sea de un productor boliviano y sobre todo de los Valles”, afirmó.

Los comerciantes mayoristas pagan por la arroba de papa entre 12 y 18 bolivianos (depende del tamaño), un precio que, según Lino, es demasiado bajo. Ante esa situación, adelantó que pedirán una reunión urgente con representantes del Ministerio de Desarrollo Productivo para que les dé una solución y se frene el contrabando de papa.