Escucha esta nota aquí

Eduardo Saucedo, de 24 años, lleva el cansancio pintado en los ojos. Trabaja desde junio del año pasado en la construcción del puente Banegas, el más largo de Bolivia, que presenta un avance del 60%.

El puente Banegas tendrá 1.440 metros de largo y desplazará al puente Paila, actualmente el más largo del país con 1.400 metros.

El sol brilla en Puerto Banegas, allí la empresa Hyundai instaló la playa de lanzado donde construye la plataforma del puente, prevista a ser entregada en septiembre de 2017.

El puente se construye sobre el río Grande, entre Los Troncos y Okinawa. Por su ubicación, absorberá el tráfico proveniente de Trinidad, San Matías, Puerto Busch y Puerto Suárez, al no tener que pasar por la zona urbana de Santa Cruz.

Adhemar Rocabado, director regional Santa Cruz de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), dijo que esta obra descongestionará el transporte de carga pesada que ingresa y sale del país.

Wilfredo Rojo, presidente de la Cámara Departamental de Exportadores (Cadex), dice que el puente Banegas es un anhelo para los exportadores.

Explica que al no pasar por la capital oriental se ahorrarán 80 kilómetros y el costo kilómetro por flete del transportá valuado en 30 centavos de dólar por kilómetro.

Trabajo arduo sobre el río

El sonido de los fierros al chocar entre ellos y una sierra domina en la playa de lanzado. En el lugar, Eduardo Saucedo y otros 300 obreros hacen el encofrado de madera y acero que contendrá la armadura y los 29.494 metros cúbicos de concreto que usarán para construir los 1.440 metros que tendrá el puente Banegas.

Kim In Hyuk, supervisor de Dowha, se encuentra en la playa del río Grande mirando el nivel del agua, que este año no ha bajado y dificulta la construcción de 5 pilotes que aún restan por levantar.

El coloso de concreto descansará sobre 23 pilotes, 18 ya están listos y están soportando 420 metros de la losa de cemento.
?