Escucha esta nota aquí

Se trata de una norma con un solo artículo que modifica la anterior ley de diferimiento de pagos de créditos. El MAS sostiene que debería beneficiar a “todos los ciudadanos de nuestro país que tengan deudas bancarias” y el Gobierno alista una reglamentación para definir sus alcances.

La norma fue sancionada el 12 de agosto por la Cámara de Senadores y promulgada ayer por la presidenta Jeanine Áñez, ante las amenazas de movilizaciones de sectores como transportistas, gremiales y microempresarios, que contrajeron obligaciones con entidades financieras y no pueden cubrirlas por las restricciones que persisten por la pandemia del Covid-19.

En su artículo Único la norma señala: “Se modifica el parágrafo I del artículo 1 de la Ley N° 1294 de 1 de abril de 2020 'Ley Excepcional de Diferimiento de Pagos de Créditos y Reducción Temporal del Pago de Servicios Básicos', precisando que las entidades de Intermediación Financiera, que operan en territorio nacional, deben realizar el diferimiento automático del pago de las amortizaciones de crédito a capital e intereses, y otro tipo de gravámenes del sistema crediticio nacional, desde la declaratoria de emergencia por la pandemia del coronavirus (Covid-19) al 31 de diciembre de 2020”.

El ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, informó esta mañana que se trabajará de forma inmediata en la reglamentación de la norma, anticipando que la mayoría de los sectores productivos que hay en el país se podrán acoger al diferimiento, salvo aquellos que no pararon sus actividades en medio de la contingencia sanitaria del coronavirus.

Se trata de la tercera postergación de pagos. La primera fue aplicada hasta mayo, después hubo un decreto ampliando la medida hasta agosto, pero sin beneficiar a asalariados ni a quienes tuvieran una deuda mayor a Bs 1 millón y ahora resta saber los alcances de la nueva ley.

El Gobierno asegura que la ley ahora ayudará a las personas más necesitadas, golpeadas por la crisis económica causada por el Covid-19, tomando en cuenta que las actividades productivas no se restablecen totalmente aún, porque sigue vigente la cuarentena dinámica.