Escucha esta nota aquí

La transformación digital a causa de la contingencia por la pandemia ha reconfigurado el sector educativo y lo que los profesionales demandan en la actualidad. No solo requieren cursos actualizados, sino también más económicos y que se concreten en menor tiempo. Además, enfocados en marketing, negocios tecnológicos y negocios digitales, datos e innovación empresarial, entre otros.

Las instituciones están en sintonía con lo que la realidad demanda. Por ejemplo, en la Universidad del Salvador (USAL) dotaron a sus programas de mayor flexibilidad y especialización. Las maestrías en Recursos Humanos, Marketing y Logística se integran con un año de especialización y un segundo año con un ciclo de management.

“En esta línea, se está trabajando mucho en las especializaciones en Negocios Electrónicos, Sistemas de Información, Tributación y Contabilidad y Auditoría. Otro ejemplo de búsqueda de ampliación hacia temas específicos, es el de la maestría en Coaching y Comportamiento Organizacional. Con esta hemos generado la especialización en Liderazgo y Desarrollo Personal. Además, el MBA en Dirección de Empresas, que cuenta con convenio y apoyo de la Universidad de Deusto, es uno de los programas que más se ha actualizado en formación global”, detallan en USAL.

“La pandemia fortaleció ciertas tendencias de estudio asociadas a la revolución industrial 4.0 que ya habían sido incorporadas años atrás a nuestro programa: el estudio de escenarios inciertos y complejos en la toma de decisiones, la innovación y el uso de metodologías ágiles para dar respuesta a los mercados, la digitalización de negocios, procesos y equipos de trabajo, y el uso intensivo de datos en la dirección del negocio. Contamos asimismo en la actualidad con una Licenciatura en Negocios Digitales y una Maestría in Business and Technology con los que abordamos todos los temas de frontera digital y tecnología”, describe Carlos de Morra, director Comercial y de Marketing Digital de la UdeSA.

Para Sylvia Edith Testa, directora de la Maestría en Ciencia de Datos e Innovación Empresarial de la Universidad Caece, el mayor cambio viene de la mano de la aceleración que ganó la transformación digital y su impacto en la economía. “Las organizaciones vieron la necesidad de centrar sus estrategias en los datos, y aceptar la innovación como protagonista de esos avances. Por eso, este contexto impulsó aún más el interés en la Maestría en la Ciencia de Datos e Innovación Empresarial, que se había lanzado en 2019 y recibe el apoyo institucional de IBM”.

Dentro del esfuerzo que este año demandó para adecuar las clases tanto en contenido como en modo de dictarlas, en Caece se propusieron tener como foco el preparar a los alumnos para lo que viene. 

“Así, para estimular la aplicación de conocimientos al contexto, en algunas materias los profesores propusieron a los estudiantes la realización de proyectos post Covid-19 tendientes a reactivar la economía de los sectores más afectados”, describe.

Comentarios