Escucha esta nota aquí

Varios son los sectores golpeados por la crisis financiera que llegó como un síntoma más de coronavirus, pandemia que se extiende día a día en el planeta. Originado en China el virus puso por los suelos los precios del petróleo, paralizó el negocio de la aeronavegación y el turismo. Pero también ha hecho que otros sectores puedan surgir como el e-commerce, los servicios médicos y el negocio tecnológico, entre otros.

Los perdedores

Industrias

Entre los principales perdedores está la actividad industrial. De acuerdo a la Cámara Nacional de la Industrias el 97% de las fábricas del país paralizaron sus operaciones. En todo Bolivia operan 35.000 factorías, pero desde que se dictó la cuarentena solo trabajan 1.300.

En este grupo se encuentran las micro y pequeñas unidades productivas.

Hidrocarburos

Otros de los más afectados es el de los hidrocarburos. Por la caída del precio del petróleo como consecuencia de la alta oferta y la poca demanda china, se prevé, según cálculos de YPFB, que la renta petrolera descienda un 40%. Aunque especialistas indicaron que aún es temprano para determinar el precio de crudo, que es muy volátil. Además, aseguraron que Bolivia comenzará a sentir el impacto en junio.

Turismo

Este es otro sector golpeado. Todos los vuelos fueron cancelados debido a la cuarentena total que vive el país. Raúl Calvimontes, presidente de la Cámara Nacional de Operaciones de Turismo Receptivo (Canotur) dijo que la actividad está prácticamente muerta.

Aviación

Todas las aerolíneas paralizaron sus operaciones al exterior y los vuelos en el mercado son restringidos. Solo funcionan algunos vuelos para repatriar a extranjeros.

Importación de vehículos

Las principales importadoras del país, desde febrero, tuvieron problemas para importar vehículos y accesorios desde China. De acuerdo al Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) las adquisiciones de vehículos y accesorios cayeron hasta un 10%.

Construcción

De acuerdo a la Cámara de Constructores de Santa Cruz (Cadecocruz) todas las obras del sector público y privado se paralizaron. En cuestión de proyectos estatales, se encuentra parada una inversión de Bs 7.000 millones.

Agropecuaria

El sector trabaja a medias. Los agricultores vienen de tres campañas complicadas por el clima, si bien hay autorización para que sigan operando, el trabajo es irregular en el campo, a eso se suma el desplome del precio de los granos como la soya. Además, se observa la caída de la demanda de algunos productos como la carne de cerdo y pollo.

Restaurantes

Todos fueron cerrados, algunos apostaron por el delivery, pero en su mayoría decidieron cumplir la cuarentena. Solo en Santa Cruz más de 80 locales dejaron de atender.

Ganadores

Tecnología

Para el especialista en finanzas, Jaime Dunn, el sector tecnológico es uno de los que pueden adecuarse a esta coyuntura. Destaca que empresas como las que desarrollan software pueden adaptarse al trabajo remoto. Aquí se apuntan las aplicaciones (app) de delivery, y el comercio electrónico (ecommerce).

Industria del aseo personal

De acuerda a la CNI es uno de los pocos actores de la actividad industrial que sigue operando. Además, el Gobierno dispuso el cobro de arancel cero a las importaciones relacionados con el aseo y artículos médicos, para evitar el desabastecimiento de productos como los sanitizadores o el alcohol en gel.

Comida procesada

Es otro de los sectores que mantiene casi normal sus operaciones, según la CNI la industria de alimentos, láctea, avícola, ganadera, de bebidas no alcohólica, son las que se encuentran trabajando con normalidad, pero en horario restringido. Incluso algunas industrias han apostado por vender sus productos directo a público a través de pedidos. En esta área también se beneficia el comercio a través de mercados y supermercados, aunque solo en horario matutino.

Servicio Médicos

A escala global este sector comienza a tener mayor relevancia. En Bolivia las farmacias y clínicas operan casi con normalidad. Además, el Gobierno dispuso liberar de aranceles a cero para la importación de insumos médicos.