Escucha esta nota aquí

La empresa Refinor, propietaria de la refinería de Campo Durán, en el norte salteño, negocia con Bolivia un acuerdo para importar del país 220.000 toneladas anuales de GLP (gas licuado de petróleo), que serían procesados en Salta y desde aquí distribuidos al resto del país, según medios de prensa del vecino país y confirmados ayer por la embajada argentina.

La operación se puede hacer a través de un contrato a 10 años de plazo por un valor de $us 85 millones anuales. La información fue comunicada por Refinor a funcionarios provinciales y diplomáticos, durante una visita que la empresa organizó a su planta instalada en el departamento San Martín.

El gerente general de la empresa, Fernando Caratti, explicó que la compañía se encuentra próxima a cerrar un acuerdo de entendimiento con la estatal boliviana YPFB, por el cual compraría 220.000 toneladas anuales de GLP que esa firma produce en la refinería del Gran Chaco, ubicada en Madrejones, cerca de Yacuiba.

El GLP boliviano ingresará a la refinería de Campo Durán para ser separado en butano y propano, y desde allí ser inyectado al poliducto que posee la empresa para su distribución a todo el nor oeste argentino y el centro de ese país, con la posibilidad de llegar a la localidad de San Lorenzo (vecina a Rosario, en Santa Fe) y desde ese puerto a otros mercados.

Caratti detalló que Refinor espera poder cerrar el acuerdo con YPFB próximamente. A partir de allí se pondrán en marcha inversiones por alrededor de $us 10 millones para modificar un gasoducto que hoy se encuentra en desuso, y que se utilizará para llevar el GLP de la planta de Gran Chaco en Bolivia, a la de Campo Durán, en Salta. Esos trabajos demandarán unos nueve meses, por lo que los contratos definitivos se estarían rubricando a fines de 2017.

Refinor cuenta con una red de 86 estaciones de servicio en Tucumán, Salta, Jujuy, La Rioja, Santiago del Estero, Catamarca y Chaco; pero aspira a incorporar este año otras 11.

$us 1.000 millones
El embajador de Argentina en La Paz, Normando Álvarez, ratificó ayer el interés de la empresa público-privada Refinor para firmar el contrato con Bolivia por $us 1.000 millones para la provisión de GLP por los próximos 10 años.
Explicó que Refinor es una empresa público-privada en la que YPF tiene 50% de participación y el otro 50% está en manos de compañías privadas. 

Tags

Comentarios