Escucha esta nota aquí

Después de casi 20 años de actividad, la empresa agrícola Totaí Citrus, exportadora de limón natural y derivados, decidió suspender sus actividades de industrialización por fuerza mayor y suprimir 145 cargos del total de 237 trabajadores. El personal afectado recibirá la totalidad de sus beneficios sociales, incluidos los desahucios.
 
De las aproximadamente 50.000 toneladas de producción anual de limón, la empresa, asentada en Santa Cruz, exportaba el 95% a los mercados de Europa y Asia (aceite, jugo concentrado, cáscara y fruta fresca), y el 5% restante al consumo interno de fruta fresca.
 
“La oferta de limón en el mundo ha venido creciendo permanentemente y eso ha incidido en una significativa disminución de los precios, al extremo que era más caro producir que vender. Si a eso se añade el efecto devastador de la pandemia en los mercados mundiales, la situación se hizo insostenible”, explicó el director secretario de la empresa, Óscar Salinas.

El ejecutivo añadió que, bajo estas circunstancias de fuerza mayor, que se suman a cuatro gestiones consecutivas que arrojaron pérdidas, “nos vemos en la necesidad de efectuar una reestructuración profunda que comprende el cierre del área productiva y, consecuentemente, la supresión definitiva de todos los cargos de dicho proceso”.

“De no asumirse decisiones de rescate y salvataje como las que hemos definido, se corre el riesgo real que opere el cierre definitivo de toda la empresa”, aclaró
 
El ejecutivo confirmó que, al momento de ser desvinculados, todos los trabajadores recibirán la totalidad de sus beneficios sociales que les corresponden por ley, más los desahucios.
 
“De todas maneras existe la posibilidad de que, en el mediano plazo y, si las condiciones mejoran, podamos necesitar los servicios de muchos de ellos, pues se trata de trabajadores especializados durante casi dos décadas en la plantación, cuidado, cosecha e industrialización del limón”, añadió
 
Totaí Citrus es una de las más grandes productoras de limón en la región. Exporta concentrados de limón y aceites esenciales y solo un 10% de fruta fresca.
 
“Vamos a mantener nuestras plantaciones y explorar la posibilidad de llegar a nuevos mercados con el limón fresco de calidad que producimos en aproximadamente 2.000 hectáreas. Este es un momento crítico y las medidas que hemos tomado son dolorosas, pero absolutamente necesarias", concluyó.