Escucha esta nota aquí

Por: Ximena Gutiérrez

El sector gastronómico, turismo y el transporte son los que mayor impacto reciben por las restricciones dictadas por la emergencia del Covid-19, sobre todo cuando las medidas más estrictas se acatan los fines de semana y feriados, afectando sus ingresos que perciben su pico más alto de ventas en esos días por una mayor afluencia de personas que visita lugares, restaurantes y se moviliza de un lugar a otro.

Así lo expuso el presidente de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco), Fernando Hurtado, quien considera que debido a las restricciones y el encapsulamiento dictados por las autoridades cruceñas, estos tres sectores de la cadena productiva se ven seriamente afectados.

Para el vicepresidente de la Cámara Gastronómica de Santa Cruz, Fabricio Leigue, las medidas de restricción aplicadas hasta la pasada semana, han afectado al sector con una caída de hasta el 90% en sus ventas en todos los restaurantes que atienden en horarios nocturnos.

Asimismo, señaló que el confinamiento total de los días domingo, representa una pérdida igual a una semana sin trabajo, debido a que de lunes a sábado la afluencia de comensales en los restaurantes es muy baja, mientras que el domingo la demanda del servicio puede llegar a subir hasta el triple.

En el transporte, tanto interprovincial como interdepartamental, se deja de mover al menos 200 millones de bolivianos por día por las nuevas medidas.

Al igual que el turismo, toda la cadena que incluye hoteles, agencias de viaje y guías siguen siendo uno de los sectores más golpeados desde que empezó la pandemia y  ha llevado al cierre de varias empresas que ofrecen estos servicios en el país. Solo en Cochabamba, la Cámara Hotelera de este departamento, oficializó el cierre de cuatro hoteles y la amenaza de que otros más sigan este mismo camino.

“El problema es que no se reactiva el empleo, cuando estos sectores no empiezan a movilizarse nuevamente se deja de reactivar el empleo. Se limita el consumo porque la gente no tiene recursos y se afecta a las empresas, y por más que no tengamos confinamientos a corto plazo lo que vamos a tener es ese círculo vicioso donde no hay consumo, no se mueve el empleo (no tienen ingresos las empresas del lado formal e informal) y por ende no se contrata”, resaltó Hurtado.

Asimismo, dijo que el impacto que tienen los encapsulamientos y las restricciones de horario no son los que se espera, pues solo aglomeraciones en horarios específicos al final del día lo que tampoco ayuda a contralar la enfermedad.

“Se debe trabajar en tres temas específicos: bioseguridad, detección temprana con una medicación oportuna con los pacientes Covid y la vacunación masiva. La solución definitiva viene por estos tres puntos y mientras no se vaya a una vacunación masiva, va ser muy difícil que entremos a una reactivación económica completa”, puntualizó.

Comentarios