Escucha esta nota aquí

Santos Ramírez, expresidente de YPFB, quien estuvo preso en la cárcel de San Pedro por más de 10 años, por un caso de corrupción en la estatal petrolera, ahora es un elocuente pastor evangélico y publica sus prédicas y oraciones a través de Facebook.

En una de sus primeras alocuciones dadas a conocer públicamente, a Ramírez se lo ve radiante y en paz, saludando a sus “hermanos y hermanas” (en la fe) y adelanta que compartirá la Palabra del Señor en una semana muy bendecida. Se da un tiempo para orar por los familiares, por los que ahora sufren con la enfermedad del coronavirus y por la cuarentena.

“Oro por cada uno de nuestros familiares, seres queridos que esté en casa o fuera de ella. Así también, de manera especial, oro por todos los hombres y mujeres que están enfermos, contagiados por el Covid-19 que están en hospitales, clínicas y centros de aislamiento. Toca señor, el corazón de estos hermanos y hermanas y toca con el poder de sanidad del Espíritu Santo. Te oramos también Señor, por todos quienes hoy están con grandes dificultades y problemas de trabajo, de alimentación ¡Señor Mío y Dios mío, que tú seas el gran proveedor!, ¡Gracias Papá Dios!”, exclama Ramírez.

Tras leer el capítulo 14 del Libro de Isaías, explica que la historia de Jacob, quien contravenía las normas y engañaba a su propia familia.

Más adelante, en el video de 25 minutos de duración, colgado a través de la “Congregación Aposento Alto Libres en Cristo”, reflexiona sobre el “Dominio Propio” del corazón, los pensamientos, las palabras y las actitudes, determinantes para que la vida de cada uno y la familia, prospere.

Caso YPFB

Ramírez fue detenido en febrero 2009, cuando fue acusado de un acto de corrupción en el caso Catler Uniservice, cuando presuntamente iba a recibir un soborno. La situación se agravó luego del asesinato del empresario Jorge O'Connor, quien supuestamente iba a pagar la coima. En enero de 2012, Ramírez fue condenado a 12 años de privación de libertad a cumplirse en el penal de San Pedro.

En noviembre pasado, un juez determinó oficialmente, que el expresidente de la entidad petrolera y exsenador del Movimiento Al Socialismo (MAS), salga de la cárcel de San Pedro, luego de más de 10 años de reclusión, para cumplir detención domiciliaria.

Hasta el final, Santos Ramírez defendió su inocencia y aseguró que su detención obedeció a cuestiones políticas.


Comentarios