Escucha esta nota aquí

Inversionistas y economistas afirman que las empresas que generan empleos de calidad se concentran en las Sociedades Anónimas (SA) y en las Sociedades de Responsabilidad Limitada (SRL). Este tipo societario se ha incrementado entre un 4% y un 13%, respectivamente, en los dos últimos años, y representa un 20% de la actual base empresarial vigente.

De acuerdo con los datos de Fundempresa, en julio de 2017 existían 3.377 SA y en julio de 2019 llegaron a 3.529 empresas de este tipo. Mientras que las SRL pasaron de 55.208 a 62.417 en el mismo periodo. En tanto que las empresas unipersonales actualmente alcanzan a 255.852, que en su mayoría sustentan el autoempleo

Sugieren una Bolsa regional

Para el expresidente de Fundempresa, Rolando Schrupp, los tipos de empresa que generan más fuentes de empleo son las SRL, pero principalmente las SA.

Es por eso que considera que se debería crear una Bolsa de Valores de Santa Cruz (agrícola y empresarial), para incentivar las compañías de este tipo, al igual que las bolsas de valores de Buenos Aires, de San Pablo o Chicago.

“Usualmente, la mayoría de las firmas desaparece en los primeros cinco años, en cambio las sociedades anónimas son proyectadas a largo plazo porque tienen una junta de accionistas y otro tipo de gobernanza empresarial, que es lo que necesitamos”, dijo.

Asimismo, resaltó que la base empresarial tiene una mayor participación de las unipersonales, lo que significa que nuestra economía se basa en el autoesfuerzo que no genera valor agregado y, por ende, no se traduce en mayores fuentes de empleo.

También hizo notar que, de acuerdo con el tipo de actividad, la mayor parte se dedica a la venta al por mayor y menor.

“Estas actividades no generan empleo ni valor agregado de impacto. Para tener una economía saludable se necesita contar con una base empresarial que genere capital, no solo que sea un intermediario”, dijo.

En tanto, René Salomón, director de la Fundación Trabajo Empresa, comentó que las SRL y las SA son los tipos societarios que más ofrecen trabajo, pero son las que menos hay, debido a la burocracia y la economía del país. Indicó que el gran número de unipersonales significa una cantidad de personas formalizadas y no un mayor número de empleos.

“Se debería incentivar el desarrollo de otro tipo de empresas a través del proceso administrativo; sin embargo, más bien son sujetas a diversos registros y visitas de parte del fisco”, expresó. En criterio del viceministro de Comercio Exterior e Integración, Benjamín Blanco, la creación de

nuevas empresas contribuye a la consolidación y diversificación de las exportaciones bolivianas.

Faltan políticas públicas

Víctor Hugo Suárez, presidente de Fundempresa, indicó que en los últimos cinco años el número de empresas formales creció un 25%, pero ello debe estar acompañado de políticas públicas que promuevan el desarrollo del sector privado para aumentar los empleos dignos y sostenibles.

“Este incremento significa acortar la economía informal. La formalización permitirá a las microempresas contar con acceso a créditos, programas de desarrollo y a nuevos mercados, para garantizar su crecimiento”, agregó

 

Tags