Escucha esta nota aquí

La sustitución de importaciones a través del crédito ‘Si Bolivia’, a juzgar por el presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Ibo Blazicevic, es plausible, pero es una medida parcial e insuficiente puesto que el contrabando en los últimos meses registra una tendencia creciente que genera una sustitución de la producción nacional.

Considera que para sustituir importaciones se requiere de institucionalidad, infraestructura productiva, reducir la burocracia, tramitología e informalidad, generar incentivos fiscales para la inversión privada, apertura de mercados locales e internacionales, entre otros factores. “La sustitución de importaciones debe ser una política integral”, insinuó.

Blazicevic opina que las medidas del Gobierno para reanimar la economía se concentraron en la demanda agregada y en la generación de ingreso a las familias. Alude que el sector privado precisa medidas desde la oferta para reanimar el aparato productivo.

La CNI plantea medidas específicas para reanimar la economía desde el enfoque productivo industrial. Entre las medidas propuestas, según Blazicevic, citó lucha contra el contrabando, modernizar las normas laborales a la nueva normalidad y modalidades de trabajo, reestructurar el sistema impositivo para reducir la carga fiscal en el sector industrial y aumentar su competitividad, abrir nuevos mercados (locales e internacionales), reducir la tramitología y burocracia pública, impulsar la compra de bienes y servicios Hecho en Bolivia y crear un fondo de créditos y garantías estatales para las empresas privadas.

El problema que atraviesa el sector industrial, según Blazicevic, es la caída crítica de la liquidez ante el descenso de la demanda de bienes manufacturados y la competencia tanto de productos importados por vía legal como vía contrabando. “La devaluación de los países vecinos está generando un incremento sustantivo de las importaciones legales e ilegales”, puntualizó.

Con datos de la CNI, los sectores más impactados son los denominados no esenciales en el marco de la pandemia del Covid-19, es decir, bebidas, metalmecánica, textiles, manufacturas de cuero y madera y plásticos.

“La industria precisa de acciones gubernamentales para evitar que de la iliquidez de las empresas se transite hacia la insolvencia con el gradual cierre de empresas y cese del personal productivo”, advirtió Blazicevic.

Colocación de créditos

Según el ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Néstor Huanca, el sector con mayor participación en créditos es el fabricante de prendas de vestir con un 28%. Más abajo asoma el de fabricación de calzados (6%) y casi en el mismo nivel están los sectores de marroquinería, calzados, metalmecánica.

El ministro destacó que la colocación de créditos a empresas dedicadas a producción de agroquímicos e industria de detergentes, que son unidades productivas de buscan nuevos mercados con productos de primera calidad. Hasta el 28 de febrero se desembolsaron 160 créditos por un monto total de Bs 27,6 millones.

Comentarios