Escucha esta nota aquí

La Cámara de Senadores aprobó anoche el Proyecto de Ley N° 238/2020-2021, que permite la importación y comercialización de plantas industriales y vehículos de carga de alta capacidad –incluidos frigoríficos- destinados a los sectores agropecuario e industrial, y maquinaria pesada para el sector de la construcción y minería, que estarán exentas del pago del Impuesto al Valor Agregado (IVA) por el periodo de un año.

El objetivo, según la propuesta, es la reactivación económica en el país y el fomento de la política de sustitución de importaciones con mayor producción nacional.

En cuanto a la antigüedad de los bienes para los sectores industrial y agrícola, deberá ser menor o igual a 10 años. Para los vehículos frigoríficos, de carga de alta capacidad en volumen y tonelaje para los sectores agropecuario e industrial, y maquinaria pesada para el sector de la construcción y minería, será establecida mediante decreto supremo. 

Las empresas e instituciones públicas podrán beneficiarse con la ley, solo si los bienes o vehículos son nuevos.

Al final de la sesión, el presidente de los senadores, Andrónico Rodríguez, sancionó la ley, luego de aprobarse en sus dos estaciones, en grande y en detalle, y la remitió al Ejecutivo para su promulgación y reglamentación.

De acuerdo con el análisis que realizó la Comisión de Planificación Política Económica y Finanzas de la Cámara de Diputados, los bienes de capital en su mayoría son importados y según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el valor de los bienes de capital importados al país creció de $us 611 millones en 2005 a $us 2.480 millones al cierre de la gestión 2019, mostrando que se triplicó el flujo. 

En tanto, que el volumen de bienes de capital importado pasó de 124.000 toneladas en 2005 a 321.000 toneladas en 2019, con un incremento de 159%.

La importación de bienes de capital en 2020 se contrajo en un 33% en valor y un 30% en volumen, con respecto a las cifras registradas al cierre de la gestión 2019, “debido a las condiciones de la crisis sanitaria del Covid-19 y la mala administración del Gobierno transitorio”, señala el documento.

Más adelante, el proyecto de ley resaltó que la difícil situación económica y las dificultades en la normalización de las actividades, se tradujeron en el cierre de miles de emprendimientos y en una disminución del capital de operación en las empresas que se mantuvieron a flote.

Según el documento, el tratamiento tributario diferenciado en los sectores mencionados permitirá que las empresas nacionales no asuman la carga tributaria del IVA en la importación de bienes de capital, ni trasladen esta carga al comprador al momento de la comercialización en el mercado interno. 

De esta manera se busca incentivar la actividad productiva de los sectores económicos alcanzados, permitiendo a las empresas asentadas en el país tener un ahorro y al mismo tiempo, un incentivo para el fortalecimiento de sus estrategias de inversión de corto y mediano plazo.

Comentarios