Escucha esta nota aquí

La senadora de Creemos, Centa Rek, señaló que el Impuesto a las Grandes Fortunas (IGF) significa un asalto a mano armada para los empresarios y los trabajadores y un ingreso mínimo para el Tesoro General de la Nación (TGN), y que a su criterio esos recursos tendrán un uso clientelar.

La legisladora dijo que, en lugar de premiar el emprendimiento y la creación de empleos, el Gobierno está generando una masacre empresarial.

“No es castigo, es un robo, un asalto a mano armada a la gente que trabaja”, expresó Rek

Por tal motivo, la senadora pidió responsabilidad y celeridad al Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), en el proceso de admisión de un recurso de inconstitucionalidad presentado por la Bancada de Senadores de Creemos en contra de la Ley de Impuestos a las Grandes Fortunas, en diciembre de 2020.

“Que el Tribunal Constitucional Plurinacional se apiade de este país y dé curso, al recurso, porque saben que es ilegal y no está de acuerdo con la Constitución y las garantías que deben tener las personas. Que den curso a los recursos que hemos presentado, se los pedimos de forma fehaciente, atienda nuestros recursos”, demandó Rek.

Cabe recordar que el IGF está dirigido a la personas bolivianas y extranjeras, que residen en el país, y que tienen un patrimonio superior a los Bs 30 millones.

Expectativas superadas

A través de un Twitter, el presidente de Bolivia, Luis Arce, dijo que superaron las expectativas con el Impuesto a las Grandes Fortunas. "Al 31 de marzo de 2021, recaudamos Bs159,3 millones y se registraron 182 millonarios residentes en Bolivia, cuyo patrimonio supera los Bs30 millones que corresponde al 0,001% de la población", precisó la primera autoridad del país.


Comentarios