Escucha esta nota aquí

El precio de pollo cae y genera incertidumbre dentro del sector avícola. Hace una semana el costo de la carne de esta ave se cotizaba en los mercados entre Bs 8,5 y Bs 9,5. La caída es abrupta tomando en cuenta que hace menos de un mes su valor rondaba entre los Bs 15 y Bs 16, el bajón representa hasta un 43,3%. El fenómeno se debe a una sobreproducción de 21 millones de aves, en febrero cuando 18 millones cubren el mercado.

A este excedente se suma la poca demanda de la proteína. Ayer, en un recorrido realizado por algunos mercados de la ciudad, como el antiguo Abasto se constató la gran oferta. “Está barato el pollo, pero la gente compra poco”, afirmó una comerciante que desde hace varios años comercializa el ave en ese centro.

La misma situación se vive en el mercado de Alto San Pedro. En el lugar los comerciantes ofertan el pollo mairaneño y Sofía a Bs 8,5 y Bs 9,5; respectivamente.

Mercado

Ricardo Alandia, presidente de la Asociación Nacional de Avicultores (ANA) y de la Asociación Departamental de Avicultores de Santa Cruz, dijo que durante el mes de febrero varias granjas hicieron una carga excesiva de pollitos BB. Esto generó una producción de 21 millones de aves, que saturó el mercado.

El productor explicó que el mercado, de forma mensual, absorbe 18 millones de aves.

El fenómeno, según Alandia, repercute de forma directa en el bolsillo del productor que solo recibe Bs 5 por kilo vivo. Precisó que cíclicamente febrero es el peor mes, porque la demanda baja.

“Sin embargo hubo una sobreproducción. Tenemos que hacer lo del año pasado cuando se bajó hasta un 7% la importación de genética. Necesitamos planificar la producción. Todos debemos estar en consenso”, reflexionó.

Alandia prevé que el precio se recupere en unas tres semanas.

Al bajo precio, se suma el factor clima que afectó a los productores de la zona norte de Santa Cruz en donde las altas temperaturas causaron la mortandad de aves.

Sin embargo, Alandia, dijo que aún no se ha cuantificado la afectación por la ola de calor.

Mario Anglaril, presidente de la industria alimenticia Sofía, admitió que la sobreproducción afectó el precio, pero consideró el fenómeno como cíclico.

Para el empresario, una de las alternativas para poder estabilizar los precios es exportar el exceso de producción.

Sin embargo, los precios en el exterior son poco atractivos para el sector que está concentrado en un 100% a abastecer el mercado interno.

“Seguramente algunas empresas bajarán la producción. El problema es que el pollo es un producto que fluctúa mucho”, señaló.

Por su parte, Winston Ortiz, vicepresidente de la Federación Nacional de Avicultores y titular de la Asociación de Avicultores de Pollos Parrilleros, acusó a las grandes industrias porque considera que saturan el mercado con producto.

Sostuvo que el bajo precio afecta a los pequeños productores y agregó que hasta el momento cerca del 35% de los avicultores dejó la actividad porque no existen las condiciones para trabajar.

Comentarios