Escucha esta nota aquí

En Bolivia, solo una de cuatro empresas industriales ha podido acceder al crédito ofrecido por el Gobierno central para el pago de sueldos y salarios; es decir, el 25%, según Ibo Blazicevic, presidente de la Cámara Nacional de Industrias. Éste es el resultado de una pregunta relacionada al tema planteada en una encuesta que se aplicó a 254 personas del sector manufacturero.

El resto de las empresas ha tenido problemas para obtener este tipo de beneficio, debido a la garantías del aporte empresarial del 100% que demanda el sistema financiero.

Blazicevic lamentó que no se haya operativizado el fondo destinado a la reactivación económica, el mismo que despertó muchas expectativa en el sector que representa. Tampoco se logró concretar la reprogramación de los créditos (Bs 600 millones) con condiciones favorables, plazos más largos y tasas de interés convenientes, manifestó.

Ante este panorama, los empresarios industriales solicitaron apoyo al Gobierno central con las garantías ante las entidades del sistema financiero para que puedan acceder a este de beneficio.

A raíz de la demanda de apoyo el Órgano Ejecutivo emitió la reglamentación para el ‘Crédito 1, 2, 3,’ otorgado por el Banco Unión, el cual establece que el Gobierno central aporta el 50% de las garantías y el empresario o solicitante tiene que contribuir con el otro 50% restante.

Pese a ello, distintos sectores consultados por EL DEBER, coinciden en que es baja la cantidad de afiliados, socios o miembros de sus instituciones que ha logrado acceder a este plan de alivio.

El 2% de las micros y pymes

Asimismo, son pocas las micro y pequeñas empresas que han logrado acceder a los créditos. “Ni siquiera el 2% del total de las micro y pequeñas empresas accedió a los créditos promocionados por el Gobierno nacional. Solo el sector de manufactura alcanza a 250.000 unidades a escala nacional (en cada una de ellas trabajan entre tres y 10 empleados)”, afirma Juan Carlos Vargas, secretario de Relaciones de la Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa, a modo de hacer referencia a la cantidad de unidades que no han podido conseguir este tipo de financiamiento.

Dijo que el mayor obstáculo es el fondo de garantía del 100%, que establece el sistema financiero, el mismo que es calificado por su sector como fuera del lugar e inaccesible. “El banco tampoco acepta la maquinaria para ser tomada en cuenta como garantía, se abocan a garantías reales, como propiedad de inmuebles; cuando hay miles de mypes que no tienen casa propia. El acceso solo figura en el discurso de las autoridades y en los papeles”, cuestionó.

Con respecto a la reactivación económica, la calificó como un saludo a la bandera, puesto que no se ha llegado a cristalizar y adelantó que se vienen meses críticos para las pymes del país, puesto que ya deben empezar a pagar sus créditos en el sistema financiero.

Desde la Asociación de Bancos Privados de Bolivia indicaron que se canalizaron Bs 900 millones hasta junio a través del Plan de Empleo y Apoyo a la Estabilidad Laboral.

Bajo acceso en exportadores

A su turno el presidente de la Cámara de Promoción de Exportaciones y Logística de Santa Cruz, Osvaldo Barriga, indicó que no llega ni al 15% el porcentaje de exportadores que ha logrado consolidar el crédito destinado al pago de salarios. “Algunos han accedido porque tienen una relación con la banca, pero a los más golpeados por la pandemia, se les hizo muy difícil hacerlo”, expresó.

El dirigente explicó que entiende la situación ya que mientras no se cambie la forma de trabajar de la banca, regida por las normas de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero, resulta complicado. “En el Crédito 1, 2 y 3, los montos y valores están por debajo de lo que se necesita para reactivar la economía”, indicó.