Escucha esta nota aquí


Pocas empresas pueden decir que triplicaron su negocio en el último año. La compañía de delivery Yaigo lo hizo. Así, con solo 15 meses de operaciones en el mercado, está presente en Bolivia y Guatemala, hace cinco días en Paraguay, y desde el lunes en El Salvador, pero los planes no quedan ahí. Hasta fin de año tiene previsto sumar España y Costa Rica a su portafolio; es decir, seis países.

Ariel Valverde, socio y director ejecutivo de Yaigo, dijo que la incursión en Asunción (capital de Paraguay) fue muy natural y estaba en sus planes antes de la pandemia. "El mercado paraguayo es muy parecido al cruceño y nos llamó la atención que tenga buenas condiciones impositivas", resaltó.

Además, debido a la pandemia el Gobierno paraguayo redujo el impuesto al sector gastronómico, entonces las firmas de delivery se convirtieron en un aliado ideal. Contrataron seis personas en Yaigo Paraguay y están con 50 socios conductores, 80 comercios y en una fase de expansión. Luego de Asuncion, ingresarán a Encarnación y Ciudad del Este, que son las principales ciudades del vecino país.

Yaigo inició sus operaciones en Bolivia en mayo de 2019 y en marzo de 2020 incursionó en Guatemala, el 15 de agosto en Paraguay y el lunes inician en El Salvador, igual que en Asunción, con 50 socios conductores, 80 comercios y ocho funcionarios en planta.

"Nuestro plan es no solo cubrir Sudamérica, sino también Centroamérica porque El Salvador tiene 17 millones de habitantes, el consumo digital es interesante y tiene un hábito de compra por internet, allá la competencia es el servicio de delivery, Hugo y Uber Eats, dos gigantes, pero es una oportunidad interesante", explicó Valverde que es socio de Yaigo con Erick Valverde, Saul Paniagua y Max Jungermann.

La ventaja competitiva

En Bolivia están presente varias empresas de delivery, que en la pandemia se multiplicaron. ¿Cuál es la ventaja competitiva de Yaigo? Valverde dice que llegan a los lugares donde no llega la competencia. Por ejemplo, son los únicos presentes en los nueve departamentos de Bolivia, cuando las multinacionales solo estaban en el eje central. "Ahora, vemos que están entrando en Tarija cuando nosotros estábamos hace un año", indicó.

Por ejemplo, si el cliente vive en el kilómetro 13 de la doble vía a La Guardia puede pedir un pollo que se vende en la plaza 24 de Septiembre. Se definen como una 'empresa partner tecnológica', entonces, llegan a un segmento desatendido tanto como comercio como con el cliente.

Asimismo, afirma que sus comisiones son menores con respecto a los otros deliverys. "Nos convertimos en el aliado del comercio, fomentamos mucho el consumo local, tratamos igual al emprendedor chico con respecto al aliado grande. La pandemia no cambió nuestro sistema, porque las comisiones de los otros eran exageradas", precisó.

Comparando el último trimestre de 2019 con respecto al primero de 2020, antes de la pandemia, triplicaron los resultados del negocio. Ahora, a partir de la pandemia tuvieron que contratar, tenían 500 socios conductores en Bolivia y ahora están 3.500. "En nuestro caso ganan el 100% de la carrera, nosotros nos enfocamos en el cliente, el comercio y al conductor darle un precio justo. Lo que gana es para él", indicó.

Valverde dice que un socio conductor puede sacar un promedio mensual de Bs 6.500 a 7.000 y que no hicieron una nueva convocatoria, pero tienen 1.500 posibles socios en espera. Además, el socio conductor pone sus propios días y horarios, la flexibilidad es total.