Escucha esta nota aquí


El premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, considera que los acreedores de los bonos de Argentina han adoptado una postura inhumana y cortoplacista durante el proceso de reestructuración de la deuda, con peticiones al Ejecutivo del país que "claramente no son sostenibles".

En un foro virtual organizado por CAF-Banco de desarrollo de América Latina con motivo de su 50 aniversario, Stiglitz ha participado hoy con otros ponentes como la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, o el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Ángel Gurría.

Aunque el tema del conversatorio eran las claves para repensar el futuro de América Latina, el premio Nobel criticó con dureza la posición de los bonistas, los cuales "reconocen la importancia de una perspectiva de una deuda a largo plazo, pero a la hora de firmar no cumplen".

"Argentina aborda hoy su problema de reestructuración de la deuda y ha jugado un papel muy importante con el FMI, desarrollando su sostenibilidad y modelos en los que se puede evaluar la situación, pero lamentablemente, una vez más, estamos viendo los fallos del sector privado. Uno debe preguntarse cuál es el motivo por el cual el sector privado ha estado en una postura tan inhumana, tan fallida, no solamente a la hora de dar préstamos sino también a la hora de reestructurar la deuda", sostuvo.

En el contexto de América Latina, Stiglitz cree que el sector privado trata de "estrangular a los países de modo irracional". "No solamente esto es inhumano, sino que a su vez también esto socava la recuperación que puede llegar a obtenerse", subraya. Además, agrega que los acreedores se han opuesto al desarrollo de lo que es "un buen marco humano y racional de la reestructuración de la deuda".

El economista ha señalado que es necesario un rol globalmente responsable en la reestructuración de la deuda de algunos países, puesto que en el pasado se asumieron acuerdos que no lo eran y acarrearon crisis posteriores. "En el pasado la reestructuración de la deuda del sector privado no era algo sostenible, al cabo de cinco años la mitad de estos países con reestructuración de deuda volvieron a tener una crisis", añade.

Por otro lado, Stiglitz ha resaltado que el Covid-19 ha impactado de manera desigual en la región, afectando más a aquellos sectores con menos recursos. "El virus ha transmitido las desigualdades de manera muy fuerte. Esta enfermedad no genera condiciones iguales, es injusta con aquellos que tienen diferentes condiciones", subraya.

Asimismo, afirmó que ya no se puede dejar al mercado que arregle las cosas, si no que se deben identifica las fallas y ver los límites.

La secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, coincidió con Stiglitz en que la comunidad internacional no acaba de entender la necesidad de los países de ingresos medios.