Escucha esta nota aquí

Los dos primeros trimestres de 2020 fueron desafiantes para las operadoras de telecomunicaciones, según la Cámara de Telecomunicaciones de Bolivia (Catelbo). Aducen que el índice de incobrabilidad subió un 80% entre abril y junio, y los costos por la ampliación de capacidad de la fibra óptica para la provisión de internet fijo aumentaron casi un 70%.

“Si el 2019 las operadoras ya habían sufrido una caída de ingresos del 18%, los dos primeros trimestres de 2020 hubo que lidiar con factores externos como la pandemia, que ha golpeado a las telecomunicaciones tal como lo ha hecho con otros sectores de la economía y a la población en su conjunto”, dio cuenta el gerente general de Catelbo, Eduardo Trigo.

A este factor se agrega que, de 2018 en adelante, el sector ha experimentado una constante reducción de tarifas en el servicio móvil producto de la intensa competencia en el sector. Esta situación se vio acentuada este año con el Decreto Supremo 4250, que establecía la puesta en marcha del servicio gratuito 'Mantengámonos Conectados', medida de carácter solidario que garantizaba la conectividad sin costo alguno para los usuarios durante la cuarentena nacional, condicionada y dinámica.

Según Trigo, en esencia, al igual que otras industrias, el sector telecomunicaciones espera que se produzca una verdadera reactivación económica y que los usuarios regularicen sus pagos. “Algo que se viene dando de forma gradual y paulatina, lo cual demandó que compañías como Tigo, AXS o VIVA desarrollen planes de pago para que los clientes regresen a su ritmo de consumo habitual”, puntualizó el ejecutivo.

Comentarios