Escucha esta nota aquí

Un grupo que personas, que se proclaman ser los legítimos representantes sindicales del sector constructor, cohetes en mano intentaron ingresar por la fuerza al edificio de la Central Obrera Departamental (COD-Santa Cruz), donde se lleva a cabo el congreso ordinario que esta tarde elegirá al nuevo comité ejecutivo del ente matriz de los trabajadores. 

Por la mañana, en las puertas de la COD, de la calle Ballivián, se registró un enfrentamiento entre bandos. Dos bandos de trabajadores se enfrentaron con petardos y piedras lanzadas con hondas. La Policía intervino para calmar los ánimos y evitar violencia. 

El reporte del comandante del DP1, Javier Lora, da cuenta de que un contingente de 60 policías se encuentra fuera de las instalaciones del edificio de la COD para precautelar y garantizar que el congreso cobista se lleve en paz, sin violencia ni enfrentamientos. La fuerza del orden retomó el control y no se tiene ni aprehendidos ni heridos.  

Mientras la tensión crece en la calle, en el interior de la sede de los trabajadores se desarrolla la plenaria de los temas de coyuntura que fueron discutidos ayer en las comisiones conformadas en el marco del congreso. Una vez concluya dicho proceso, prevén que eso suceda a las 14:00, se procederá a la elección del nuevo directorio de la COD.


Marco Becerra, que se autoproclama representante del sector constructor, denunció un manoseo y abuso en el congreso, al que califica de ilegítimo y nulo de pleno de derecho porque violentan, según él, los estatutos del movimiento obrero. Anunció que impugnarán el congreso.  

El presidente del presídium del congreso, Sósimo Paniagua, reflexionó  que ningún “paracaidista pagados por ciertos sectores de la derecha” empañará ni boicoteará el encuentro en el que orgánicamente participan 629 congresistas

“No permitiremos que ningún derechista trate de dividirnos, aquí las elecciones son democráticas y no son impuesta por nadie. Se hacen en función a lo que dice la mayoría”, enfatizó Paniagua.