Escucha esta nota aquí

El Sindicato de Pilotos de Boliviana de Aviación (BoA), en una carta dirigida al gerente de la aerolínea estatal, Ronald Casso, demandó estabilidad laboral y que se deje sin efecto de manera inmediata los memorándums de despido del sector de trabajadores que componen el cuerpo de tripulantes de comando. Puestos considerados claves y sensibles para el normal desempeño de las operaciones aéreas.

El intento de retiro de Mauricio Forfori Scano; Alejandro Osuna Sotomayor; Diego Gastón Zamora Pérez; y Boris García Agreda Orlandini, a decir del Sindicato de BoA, es resultado del acoso laboral que sufren los trabajadores que genera incertidumbre, más en los últimos días, donde se puso en evidencia, según la misiva sindical, un procedimiento que constituye un accionar de intimidación que no tiene otro denominativo que acoso laboral y como resultado varios memorándums de retiro forzoso.

Los pilotos mencionan que, según declaraciones de Casso, la causa de la crisis en BoA serían la pandemia y el manejo y orientación de orden administrativo acontecido durante el Gobierno de transición. Por lo que se preguntan ¿Cuál es la razón para arremeter contra los recursos humanos calificados con los que cuenta la línea aérea nacional y que tan costosamente han sido formados?

Caber recordar que días pasados Casso detalló que por efecto de la pandemia producto del Covid-19 la empresa estatal que adquirió una deuda acumulada de corto plazo que asciende a unos $us 43 millones, además de aeronaves en tierra y anuncios legales por endeudamiento.

Sin embargo, hizo notar que el daño a BoA empezó antes de la pandemia, porque se tomaron acciones direccionadas con una intencionalidad clara de hacerle daño financiero y de beneficiar a empresas privadas.

Sobre los problemas financieros adelantó que recuperar la deuda que arrastra la empresa estatal demorará aproximadamente dos años y calculó que a finales de 2022 la operación será sostenible y rentable, como era antes de que se produjeran estos hechos.

El funcionario detalló que en 2018 la aerolínea tenía 22 aviones en vuelo; mientras que en la actualidad esa cantidad de naves se redujo a 15. De esos 22 aviones, dos han sido devueltos y cinco están en proceso de mantenimiento sin operar.

Comentarios