Escucha esta nota aquí

Los trabajadores de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana) determinaron la suspensión de actividades en los 42 aeropuertos que operan en Bolivia desde las cero horas de este jueves 20 de mayo. Exigen el pago de salarios devengados y las horas extras adeudadas desde noviembre de 2020, así como un fondo rotatorio de Bs 67 millones.

Autoridades nacionales están negociando con la dirigencia de los trabajadores de Aasana para que se suspenda la medida de presión o por lo menos se decida un cuarto intermedio, según explicó Cristóbal Saldías desde el Servicio de Aeropuertos Bolivianos (Sabsa).

En contacto con el aeropuerto Viru Viru explicaron que la torre de control aéreo está vacía, lo que impide las operaciones, por lo que 13 vuelos están en 'stand by'; es decir, paralizados. Uno de los trabajadores explicó que el pago de sueldos es irregular y por ello, la situación económica de más de un millar de trabajadores es insostenible. La situación es similar en el aeropuerto de El Alto, Alfredo Chávez, dirigente de Sabsa en La Paz, sostuvo que hasta las 10:20 se mantienen paradas las actividades. 

Desde la terminal aérea de El Alto señalaron que hay cuatro vuelos en 'stand by' con destino a Santa Cruz y Beni y esperaban un informe para las 11:00.



Centenares de pasajeros están esperando una solución, porque Aasana supervisa la seguridad aeroportuaria, los controles de vuelo y del espacio aéreo, hasta la seguridad en tierra y abordaje y revisión de pasajeros siguiendo normas internacionales.

 “En Cochabamba, los vuelos comerciales no van a ser atendidos a partir de las 10 de la mañana. Los vuelos que transportan las vacunas serán despachados con el personal mínimo de Aasana”, indicó Aldo Eamara, secretario general del sindicato de Aasana al diario Los Tiempos. 

El personal de Aasana realiza vigilia y protestas en las puertas de la institución exigiendo el pago de sueldos adeudados y horas extra.

En el aeropuerto Jorge Wilstermann, al menos cinco vuelos se encuentran paralizados y más de una decena de viajes programados se verían afectados en el transcurso del día. Los pasajeros aguardan impacientes una solución al conflicto.

El mes pasado, los trabajadores ejecutaron una protesta similar, que se resolvió previo acuerdo con el ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño, pero esta vez reclaman que las autoridades no cumplieron lo pactado.

En la víspera, los manifestantes exigían la presencia del ministro Montaño y de algún viceministro del área económica para negociar.



Comentarios