Escucha esta nota aquí

El sindicato de YPFB logística mediante un comunicado público denunció una serie de irregularidades de la actual administración de la empresa, que supuestamente incurrió en el despido ilegal de trabajadores e incrementó hasta en un 40% el personal de la firma, sin justificación técnica. Además, los operarios se declararon en emergencia ante un presunto acaso judicial iniciado por la gerencia de la compañía.

El comunicado, emitido por los trabajadores, señala que las cabezas de la empresa incumplieron un acuerdo de entendimiento firmado el 23 de junio, que según ellos se incumplió cuando se iniciaron procesos judiciales a los dirigentes y trabajadores de base para desvincularlos sin respeto a los derechos laborales vigentes.

Los trabajadores denunciaron que incluso la junta de accionistas y el directorio de la empresa, instalaron una nueva estructura organizacional en el nivel gerencial para justificar la exorbitante contratación de personal de manera directa “sin promociones internas ni convocatorias externas, incluso durante el periodo de cuarentena rígida por la pandemia, incrementando las planillas en más de 40 %”.

“La mayoría de los nuevos cargos son administrativos en desmedro de la parte técnica y operativa que es el corazón de nuestra empresa, todo esto sin contar con informes técnicos y legales que demuestren la necesidad de los nuevos cargos, donde se observan actas de directorio extraordinarias sin firma de todos los directores como lo establece el estatuto societario de la empresa”, señala el comunicado.

 

En ese sentido, según los trabajadores, estas nuevas contrataciones llevaron a un gasto por encima del presupuesto regular en alquileres de nuevas oficinas, mobiliarios y enseres para toda esta nueva estructura administrativa poniendo en riesgo las utilidades de la presente gestión.


Donaciones

Los operarios denunciaron que la gerencia hizo caso omiso a la realización de una auditoria especial a las donaciones económicas erogadas durante la pandemia, especialmente el aporte de $us.100.000 al programa la Unidad Médica de Emergencia contra el Coronavirus (UMEC-YPFB) solicitado por YPFB Corporación, a pesar de existir un acuerdo para la realización de este trabajo de fiscalización a cargo de empresa independiente.


Por otro lado, el sindicato denunció el abandono a los trabajadores que contrajeron coronavirus e incluso la falta de solidaridad a un funcionario que falleció por la enfermedad, “sin tener primero presente el valor humano, argumentando que no se contagió en la planta”.


Además, indicaron que incluso se hizo trabajar a funcionarios en la Planta de Senkata con sospechas de Covid-19 que luego se confirmaron.

Otra denuncia hecha por los operarios fue el “permanente acoso y amedrentamiento a los trabajadores y dirigentes sindicales con transferencias injustificadas”.

Incluso aseguraron que durante este periodo de transición se otorgaron préstamos financieros a personal que tiene menos de dos meses de antigüedad en la empresa.

No es la primera vez que este sindicato saca un comunicado por roces con la gerencia de esta empresa. En julio se denunció el hostigamiento y acoso laboral de parte del nivel ejecutivo de la estatal, luego de que ellos solicitaron informes por los crecientes hechos irregulares, que van desde "donaciones" sin registros, entrega de vales de combustible a terceros, subida de la planilla de funcionarios, y el maltrato a quienes cuestionan toda esta situación.

De buscó la versión de la empresa estatal, pero no fue posible obtener una versión oficial de Yacimientos.