Escucha esta nota aquí

La emergencia sanitaria golpea a los trabajadores petroleros de La Paz. De los cerca de 400 funcionarios de la estatal YPFB, un 40% contrajo coronavirus. Actualmente, los casos de Covid- 19 siguen subiendo en la sede de Gobierno.

Desde marzo, el país se encuentra en una emergencia sanitaria por la presencia de la pandemia en el país que registra más de 100.000 casos positivos.

El dato fue dado por David Paredes, ejecutivo del Sindicato de Trabajadores Petroleros de La Paz, que solicitó mejorar el equipamiento de bioseguridad de los funcionarios de Yacimientos.

El dirigente señaló que la mayoría de los afectados fue personal técnico, que no contaba con los implementos de bioseguridad.

Nosotros somos personal de servicio y debemos garantizar el suministro de hidrocarburos. Es importante que nos den mayor atención a los trabajadores”, dijo.

En ese sentido, pidió al Servicio Departamental de Salud (Sedes) de La Paz dar una mejor atención médica al sector, debido a que la Caja Petrolera de Salud se encuentra colapsada.

El dirigente observó que, pese a que varias subsidiarias dieron apoyo logístico para contrarrestar el virus, la estatal no se preocupó por cuidar a los trabajadores.

Reveló que debido a los contagios; sólo un 10% del personal de la estatal está trabajando para garantizar el abastecimiento de GLP, gas domiciliario y combustibles.

“Los compañeros ahora están aislados. Se han incrementado los contagios. Incluso el jefe de mantenimiento se enfermó”, señaló.

Agregó que es necesario que se implemente un protocolo de bioseguridad, porque la mayoría de los trabajadores se ha comprado sus propios barbijos y alcohol en gel.

El 28 de julio, mediante un comunicado de prensa, el Ministerio de Hidrocarburos confirmó el contagio de “un número reducido” dentro del personal de engarrafado de la Planta Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) de Senkata, en la ciudad de El Alto.

“Con el fin de precautelar la salud tanto de los trabajadores como de los consumidores, se realizó, de manera inmediata, las pruebas al personal de la planta, cuyos resultados dieron un número reducido de operarios positivos, los cuales, a la fecha, están cumpliendo el aislamiento respectivo”, señalaba el comunicado.

No es el único caso. En junio los trabajadores de la refinería de Palmasola, informaron del contagio de 27 funcionarios. En mayo también se reportaron casos en algunos pozos como Sipotindi.

El virus incluso afectó a la cabeza de la petrolera, Richard Botello, que dio positivo por Covid-19. Su cuadro clínico, según fuentes de la estatal, es delicado.

Se buscó la versión de YPFB sobre la denuncia de los trabajadores en sentido de que no los dotan de equipos de bioseguridad, pero no contestaron hasta las 17:00, pese a las consultas hechas al área de comunicación de la petrolera.