Escucha esta nota aquí

“Para los que debemos créditos a los bancos está complicado pagar, porque no estamos trabajando al 100%. No pedimos condonaciones, si no que se amplíe el diferimiento”. Así lo manifestó Juan Yujra, secretario de la Coordinadora del Transporte Pesado de Santa Cruz, al ser consultado sobre la conclusión del plazo de suspensión de pago de créditos en el país.

El dirigente del transporte explicó que el sector trabajó el año pasado a un 25 y hasta 30% de su capacidad al inicio de la pandemia. Ese porcentaje fue aumentando hasta un 60%, gracias a la reactivación del comercio exterior y la cosecha, pero en la actualidad ha vuelto a disminuir.

Las autoridades no están tomando en cuenta el rebrote del Covid-19, que ha impactado negativamente en el desarrollo de las actividades económicas, sostuvo el dirigente.

Con respecto a lo indicado por el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, que, a través del Viceministerio de Pensiones y Servicios Financieros, había sostenido reuniones con la dirigencia de los choferes y autotransporte boliviano en siete oportunidades, Yujra señaló que el Gobierno no se ha reunido con el transporte pesado cruceño.  

“Las reuniones fueron con los representantes de los micros y colectivos, pero ellos tienen un ritmo de trabajo distinto al nuestro. No es lo mismo el transporte en la ciudad que movilizar carga”, justificó Yujra.

Al respecto, la viceministra de Pensiones y Servicios Financieros, Ivette Espinoza, sostuvo que no se aplicará un nuevo diferimiento de créditos para resguardar la salud del sistema financiero en Bolivia y que los bancos deben cobrar préstamos para colocar de nuevo el dinero y reactivar la economía.

En la víspera, la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero instruyó un periodo de gracia de cuatro meses para aquellos clientes que opten por una reprogramación o refinanciamiento, que consiste en solo pagar intereses, no capital durante el periodo mencionado.



Comentarios