Escucha esta nota aquí

A días de conocerse la reactivación del tramo ferroviario Arica-La Paz, la medida ya tiene sus primeros rechazos. En este caso es el transporte pesado de La Paz el que sale a las calles y bloquea una de las vías de la autopista de la sede de Gobierno en protestas por la nueva alternativa de transporte.

Gustavo Rivadeneira, del Transporte Pesado de El Alto, lamentó que el sector no fuera informado de esta reactivación ferroviaria y se encuentran preocupados porque eso va a significar menores volúmenes de carga y una disminución en la frecuencia de los viajes.

Álvaro Aylllón, presidente de la Federación del Transporte Pesado de La Paz, criticó el hecho de que el tramo Arica-La Paz sea monopolizado por capitales chilenos y observó que la carga boliviana debería ser transportada desde nuestro país hasta Arica.

Ayllón sostuvo que el ferrocarril prevé usar unas 150 planchas o vagones, lo que significa reemplazar el viaje semanal de unos 200 camiones

“No vamos a permitir que nos dejen sin trabajo. No podemos aceptar que los capitales chilenos afecten al trabajador boliviano. Vamos a defender nuestros derechos”, sostuvo Ayllón.

El tramo Arica-La Paz, tras 16 años, fue reactivado. Mañana llega a Visviri (frontera con Chile) la carga transportada desde Arica, 420 bobinas de cobre, para luego ser transbordadas y trasportadas hacia La Paz.

Se calcula que dicha carga llegue a Viacha (La Paz) al mediodía del lunes 10 de mayo y que el convoy luego retorne con unas 420 toneladas de soya cruceña.

Comentarios