Escucha esta nota aquí

La Asociación de Transporte Pesado Internacional de Santa Cruz (Asociatrin), sector esencial en la cadena logística del aparato productivo, se declara en emergencia y pide a la justicia, a través de su presidente Marcelo Cruz, velar por las miles de familias que dependen directa e indirectamente del trabajo de los agricultores que generan carga para el sector, afectado también por la pandemia.

El pronunciamiento asoma después de que varios sectores agroproductivos de Santa Cruz revelaran una acción popular interpuesta por un grupo de activistas que rechaza el DS 4232 aprobado el 7 de mayo por el actual Gobierno, que de manera excepcional autoriza al Comité Nacional de Bioseguridad establecer procedimientos abreviados para la evaluación del maíz, caña de azúcar, algodón, trigo y soya, genéticamente modificados en sus diferentes eventos, destinados al abastecimiento del consumo interno y comercialización externa.

El dirigente transportista aduce que dicha acción judicial atenta contra la seguridad alimentaria de la población boliviana y pone en riesgo el futuro de la actividad agropecuaria y agroindustrial del oriente boliviano, además amenaza el derecho al trabajo en ese sector, que también aporta a la economía regional y nacional.

Cruz señaló que el agro, directa e indirectamente, genera empleos para miles de familias de este sector porque, a través de sus eslabones de la cadena de producción, genera un efecto multiplicador que trasciende en el traslado de semillas, cosecha de la producción de granos de los campos de producción a los centros de acopio, el traslado de productos con valor agregado desde las agroindustrias, movilización de carga para el abastecimiento dentro el país y exportación de los excedente fuera de las fronteras

“Nos declaramos en emergencia en defensa del sector agroproductor que asegura la alimentación de los bolivianos y genera miles de empleos”, puntualizó Cruz.

En la presente jornada, la Plataforma Agroecológica del Trópico, Subtrópico y Chaco, conformada por productores, recolectores, apicultores, transformadores, consumidores, científicos y activistas, emitió un pronunciamiento en el que rechazan los argumentos del sector del agronegocio que pretende, según ellos, utilizar argumentos falsos contra quienes se oponen a los transgénicos y que descalifican la acción popular, cuya audiencia está prevista para el 4 de septiembre.