Escucha esta nota aquí

Crece la tensión por la tenencia de la tierra en Santa Cruz. Los interculturales cerraron filas y anunciaron este viernes que defenderán a sus afiliados, que están asentados en la Chiquitania. Varias autoridades de la zona y cívicos acusaron a esta organización de fomentar la toma ilegal de tierras.

Con esta postura el sector sale a responder al gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, que en la víspera llamó a las instituciones cruceñas a defender los predios que fueron tomados de forma ilegal en la Chiquitania. Incluso, la autoridad anunció los preparativos para convocar a la Comisión Agraria Departamental.

"Nosotros, como institución, no vamos a permitir que haya chantaje a nuestra familia intercultural (...). Haremos respetar a nuestros afiliados que están asentado en la Chiquitania", señaló Óscar Castro, ejecutivo de la Federación de Interculturales de la Chiquitania, en una conferencia de prensa.

El dirigente fue más radical y exigió la dotación de 50 hectáreas por familia en los predios en conflicto. Además, advirtió: "Nosotros estamos organizando un grupo de defensa y no nos dejaremos, aunque tengamos que morir".

El dirigente cree que su sector no ha sido beneficiado con dotación de tierra fiscal y que los predios en sus manos no superan el 16% de la superficie. "Quienes acapararon la tierra en Santa Cruz son los empresarios privados y extranjeros. Son latifundistas", acusó.

Sin embargo, según datos del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), el sector intercultural y campesino posee el 28% de la tierra saneada. Esto equivale a 24,8 millones de hectáreas.

Sobre las denuncias de toma ilegal de predios sostuvo que su sector cumplió con todas las normas y leyes. Es más, afirmó que si existe alguna observación será la justicia la debe responder. "La justicia debe verificar quiénes son los que 'avasallan'; la justicia debe juzgar. Y el INRA debe hacer respetar la tierra fiscal", dijo.

No obstante, reconoció que algunos de sus compañeros "pueden estar ocupando tierras ilegales en otros lugares".

Ya más calmado y bajando el tono exaltado, afirmó que su llamado a la defensa no busca generar enfrentamiento con la población cruceña. “Queremos ser claros. No estamos llamando a la violencia, sino al contrario. Vamos a pelear por la unidad de todos los bolivianos y bolivianas”, sostuvo.

Hasta la fecha, son cuatro los municipios chiquitanos que denunciaron públicamente las ocupaciones ilegales de tierra por parte de comunidades que ocupan sus predios fiscales o áreas protegidas de forma indiscriminada.

Comentarios