Escucha esta nota aquí

La Población Económicamente Activa (PEA) asciende a 1.539.400 personas en el área urbana de Santa Cruz, registrándose una tasa de desocupación del 6,9%, de acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), al segundo trimestre de 2021. El economista, José Gabriel Espinoza, precisó que la PAE a escala nacional es de 5,5 millones de personas, lo que significa que tres de cada 10 personas en edad de trabajar se encuentran en Santa Cruz.

Espinoza considera que esta situación es resultado de la migración interna de hace 30 años y la de la última década, lo que demuestra que el departamento es una tierra de oportunidades con una especial dinámica en su reactivación económica.

Sin embargo, a este regalo se le plantea una serie de desafíos, como que esos 1,5 millones de personas en edad de trabajar, deben mantener a sus familias, a sus padres o a sus hijos.

Por eso, para Espinoza uno de los objetivos es que la economía cruceña logre sostener a esas familias que llegan del interior y que le otorgan su fuerza productiva a la región, pero a la vez también solicitan trabajo, servicios públicos e infraestructura.

Para Róger Banegas, exdirector del Banco Central de Bolivia (BCB), en la medida en que la estructura de la sociedad cruceña concentre la mayor participación de la población económica activa y en edad de trabajar, se fomentará al crecimiento económico como sucede en economías avanzadas.

En cuanto a la empleabilidad, con datos del Instituto Cruceño de Estadística (ICE) a 2020, el sector de trabajadores y servicios con el 27,7% es el que más concentra la mano de obra en la región, le sigue la construcción y manufactura con el 18,6%.

Otro indicador que refleja el potencial económico de la región es el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita que refleja la medición del PIB nominal del departamento, dividido entre el número de sus habitantes en un determinado período y que en el caso cruceño es de $us 3.376, cuando en 2019 fue $us 3.695.

En este sentido, Banegas sostuvo que los resultados del INE reflejan que, en el contexto covid-19, se retrocedió en el ingreso per cápita al 2016 con una caída del 9%; la importancia de este indicador es la consideración de constituirse en la variable estrella del crecimiento económico en lugar de la variación del PIB.

El economista Carlos Hugo Barbery indica que, al analizar los datos del INE, en 2020 Bolivia decreció -8,2%; entonces, si Santa Cruz, según sus datos decreció el -4,3% siendo el 30% de la economía nacional.

En cuanto a las exportaciones, el departamento durante la gestión pasada vendió $us 2.046 millones, siendo el gas natural ($us 754,5 millones) y los derivados de la soya ($us 749,9 millones) los principales productos comercializados.

Comentarios