Escucha esta nota aquí

En las últimas semanas, tres empresas públicas han reportado preliminarmente, más de Bs 2.700 millones en pérdidas económicas para el Estado. La Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel), la empresa tecnológica Quipus y la línea aérea Boliviana de Aviación (BoA) dieron a conocer sus primeras indagaciones de las anteriores gestiones y de los primeros meses de la nueva administración.

Autoridades apuntan a la falta de un plan de negocios con el que fueron creadas. Expertos consideran que hubo una pésima administración y gerencia, falta de experiencia de las instituciones. En otros casos, se benefició a instituciones afines al Movimiento Al Socialismo (MAS).

Las pérdidas en Entel

El lunes, el gerente de Entel, Eddy Luis Franco, informó que en una primera investigación administrativa y económica, entre 2018 y 2019, se causó un daño económico de Bs 601,3 millones en las gestiones de los ex gerentes Óscar Coca y Mauricio Alberto Altovez. El informe, incluye los excesos de Elio Montes, designado en el Gobierno de Jeanine Áñez, que ahora se encuentra prófugo de la justicia por delitos de corrupción.

“Hay ciertas inconsistencias administrativas y financieras en las gestiones pasadas”, declaró Franco, indicando que de este monto, Bs 480 millones, fueron ventas no cobradas de servicios telefónicos, especialmente a la Asociación de Municipios de Cochabamba (Amdeco), según se pudo averiguar.

La versión del presidente de la institución municipal, Héctor Arce Rodríguez, es diferente. Aseguró que “jamás hubiera aceptado que una deuda crezca a tal magnitud, en el marco de mi responsabilidad” y rechazó la versión.

“Hay una intención política de rehuir a sus responsabilidades que tienen los servidores públicos del actual Gobierno. Están teniendo una administración desastrosa. Lo mismo sucede con varias empresas públicas que la están llevando a la quiebra. No debemos ni un boliviano como Amdeco”, dijo Arce a EL DEBER.

Además de ventas de tarjetas y chips en el mercado negro, se encontró, que Coca y Altovez, no descargaron Bs 500.000 de caja chica de la entidad. Y en Datacom (una de las empresas de Entel), que brinda servicios al cliente, habría realizado auspicios a comparsas y asociación de mecánicos de Santa Cruz, por Bs 800.000.

En diciembre pasado, el mismo Elio Montes había denunciado que Entel “fue utilizada como la caja chica del MAS” y reveló que la mala administración de Óscar Coca causó un daño económico de otros Bs 1.700 millones.

Caso BoA

En tanto, en Cochabamba, Juan Carlos Ossio, gerente general de BoA, informó que la empresa estatal registra una pérdida acumulada de $us 50 millones (Bs 348 millones) entre 2014 y 2019, de acuerdo a un balance de los estados financieros. Identificó cuatro problemas: falsificación de la contabilidad que no incluyó la desvalorización de los aviones; paralización de varios aviones; ausencia de BoA en cielos internacionales; y los conflictos de octubre y noviembre, que recayó en el flujo de pasajeros internacionales.

Sin embargo, la anterior semana, la diputada cochabambina, Claudia Mallón, advirtió que las pérdidas que se han generado en BoA, alcanzan los $us 100 millones desde que se cambió la gerencia general. Los trabajadores de la empresa, denunciaron una “preocupante situación” de BoA que explicarán hoy al ministro de Obras Públicas, Iván Arias en Cochabamba.

Alan Terrazas, como representante de los técnicos de mantenimiento de BoA, aseguró que no notan un cambio ni mejora real en el manejo de la estatal y que, por el contrario, advierten que la nueva administración actúa en desmedro de los intereses de la empresa al reducir, por ejemplo, itinerarios en horarios clave.

En representación de los trabajadores de base de BoA, Francia Gonzales, lamentó que se quitó del itinerario la ruta a Uyuni en temporada alta (octubre, noviembre y diciembre de 2019 y enero 2020) y aludió que la aerolínea no está cumpliendo con sus deberes formales.

Jorge Valle, en su condición de experto aeronáutico e institucional, advirtió a las autoridades del sector, acerca de la “pésima administración y gerencia de que era objeto la línea aérea”.

“En muchas oportunidades, en medio de nuestras observaciones, pedimos que se investiguen una serie de denuncias de irregularidades que emergían del propio interior de esa línea aérea. La gerencia de BoA ha comunicado que esta compañía tendría una pérdida de $us 50 millones, sin especificar en qué ítems se habría producido dicha pérdida. Lo ideal sería que esa gerencia emita una información mejor sistematizada y ordenada”, apuntó el experto, entre otras consideraciones.

El ministro de Obras Públicas, Iván Arias, descartó una supuesta ‘quiebra’ de BoA y aseguró que la aerolínea estatal transporta desde febrero, más pasajeros que los registrados el año pasado, lo que genera mayores recursos.

La empresa Quipus

El gerente de la empresa Quipus, Cristian Romero, señaló que según las observaciones administrativas preliminares que se hicieron en la presente gestión, la entidad habría realizado una resolución de incumplimiento de contrato con la estatal de seguros UNIvida, por no pagar el monto de Bs 29 millones aproximadamente, por la venta de tags RFID para el SOAT 2016.

Además, el 2017 se entregó a la firma argentina RXART Srl, un total de 11.535 celulares Tinku, 1.393 celulares Heka y 3.349 pantallas LCD de celulares Tinku, para su reposición, llegando a Bs 13 millones en pérdidas. El caso se analiza a nivel jurídico. Además, Quipus tiene un proceso por los delitos de contratos lesivos al Estado, conducta antieconómica, incumplimiento de deberes e incumplimiento de contrato, por beneficiar a la empresa argentina, con Bs 40 millones.

El rostro de Evo

Asimismo, se detectó que en 33.616 computadoras Classmate Kua se tiene impreso el logotipo y el Bios con el rostro del expresidente Evo Morales.

“El borrado por equipo costará a la empresa Bs 23,4 millones. Estamos analizando un proceso contra el expresidente Morales, por este daño económico”, dijo Romero.

Ayer, el diputado Amilcar Barral, pudo comprobar la existencia de al menos 10.200 celulares en los almacenes de la empresa, por mala calidad, sistema operativo obsoleto (Android 5.1, 2014), sin certificación internacional y en custodia judicial. El asambleísta estima que el daño económico de estos productos, asciende a Bs 12 millones.

En líneas generales, el viceministro de Planificación Estratégica, Germán Huanca, declaró que la mayoría de las empresas públicas creadas después de la gestión 2005, generan pérdidas al Estado.

Comentarios