Escucha esta nota aquí

La pandemia golpea el empleo y el futuro de las familias. Un 76% de las micro, pequeñas y medianas cruceñas se verá obligada a despedir personal luego de los 90 días de cuarentena que se cumplen este 22 de junio, según una encuesta realizada a 343 afiliados a Juventud Empresa. La consulta se hizo durante mayo.

Gabriela Jiménez, presidente de Juventud Empresa, dijo que luego de tres meses de paralizar actividades comerciales debido al Covid-19 a las firmas no le quedan más alternativas que despedir a su personal, disminuir su operación o cerrar.

"Es muy preocupante porque cerrar implica despedir personal y uno queda con deuda y lo que hace es buscar cómo minimizar el gasto", reveló. ¿La causa? hasta el 94% de los empresarios consultados señaló que hay un impacto en sus utilidades, luego de la cuarentena con respecto a los primeros meses de 2020.

La recesión económica genera un mayor impacto en las pymes que son el 70% de la fuerza laboral del país y son el motor del microcrédito en la banca.

De acuerdo a la información que maneja Juventud Empresa en muchas organizaciones cruceñas han despedido a la mitad de sus trabajadores a principios de mayo y de junio hasta agosto prevén cierres. "Las compañías que no despidieron van a cerrar, porque no hay producción, ventas, y en consecuencia, ingresos económicos", sostuvo Jiménez.

Asimismo, lamentó que no haya seguros de empresas, como sucede en EEUU donde hay condiciones para volver a emprender en un nuevo negocio.

Otro de los datos que refleja la crítica situación es que una de cada 10 empresas cerrará definitivamente en los próximos meses cuatro de cada diez cerrará sus puertas mientras se reinventan. El 87% de los empresarios tiene problemas para pagar a sus proveedores y el 80% para cumplir con sus créditos al sistema financiero.

Ven medidas insuficientes

Jiménez considera que hasta la fecha solo se han visto promesas del Gobierno, porque solo han cumplido con la entrega de bonos. La dirigente señaló que las mismas autoridades de Gobierno admiten que no pueden acceder a recursos y las pymes requieren capital operativo para reactivar sus actividades. 

El único sector que se mantuvo es el gastronómico, aunque algunos restaurantes tuvieron que despedir a su personal o bajar salarios. 

En cuanto a las industrias, la dirigente señaló que trabajan al 30% de su capacidad instalada porque disminuyó la demanda. "Hay que tomar medidas urgente para que la pequeña y mediana empresa se levanten", sostuvo Jiménez.

Algunas recomendaciones

A partir de los resultados del estudio, la entidad gremial contempla varias propuestas para reactivar la economía de los emprendimientos cruceños.

Entre ellos, mantener los diferimientos y alivios de crédito, tributarios y pagos a la seguridad de corto y largo plazo; promover una nueva ley de inversiones y emprendimiento. Urge una reforma tributaria y flexibilización en la normativa laboral y Gobierno digital para reducir los altos costos de la burocracia y prevenir la corrupción.

Asimismo, sugieren conformar un fondo mype para inyectar capital de trabajo a los
emprendedores de hasta cinco años plazo, 12 meses de gracia, y tasa de interés más competitiva a la tasa ofrecida en el mercado.

En cuanto a los créditos, proponen realizar programas financieros de reestructuración y/o reprogramación de deuda financiera, además de planes de refinanciamiento de crédito para las pymes.

Debido a que el 90% de las compañías ha registrado una caída en su demanda, la organización sugiere sostener el consumo de los hogares a través de bonos y transferencias condicionadas, con foco en los más vulnerables. 

Asimismo, impulsar el gasto de inversión pública eficiente y de alto impacto en desarrollo productivo, infraestructura y logística. También liberar y asignar inmediatamente los pagos pendientes a proveedores por compras públicas; especialmente del sector construcción e industria. 

Además, consideran que se deben reforzar los planes estatales de alivio al sector privado con la creación de línea de crédito blanda para la micro y pequeña empresa para el pago de planillas mientras dure la cuarentena total y dinámica. Con plazos de 60 meses y tasas de interés más competitivas a las del mercado. Este mecanismo se puede ejecutar a través de la apertura de un fideicomiso del BDP SAM en el Banco Unión u otro banco múltiple con agencias a escala nacional.

La muestra

Las 343 firmas consultadas por Juventud Empresa generan en promedio más de 8.000 empleos y mueven más de $us 8,3 millones mensuales en tiempos regulares sin sucesos extraordinarios.

(17 JUN 2020)