Escucha esta nota aquí

Marcas de cervezas procedentes de Argentina y Brasil compiten en preferencia y precios con la producción nacional que se promociona en licorerías y negocios que operan en el trayecto de las calles Guarayos, Charagua, Sutó y Amboró, zona de La Ramada. Industriales piden endurecer el control e interdicción en puntos fronterizos con Argentina, Paraguay y Brasil.

En un recorrido por dichas calles se evidenciaron ‘torres’ de cajas de cerveza en latas de las marcas Quilmes, Schneider, Moinho Real, Itaipava, Samba, Brahma Chopp, Conti, Skol, Moema y Antartica SubZero, cuyo origen de fabricación, según las fuentes consultadas que prefirieron reservar su identidad, corresponde a Argentina y Brasil. 

Entre las marcas que se destilan en el territorio nacional aparecen Paceña, Huari, Ducal, Taquiña, Báltica y Cordillera.

Revelaron que la diferencia de precios condiciona las ventas y que por los valores competitivos que registran las cervezas brasileñas y argentinas los compradores las prefieren. “La calidad pasa a segundo plano, compran lo más barato para generar mayor movimiento económico”, precisaron.

Al ser consultado sobre cómo adquieren las bebidas para quitar el prejuicio que llegan a esa zona evadiendo los controles aduaneros, aclararon que compran la mercancía de proveedores mayoristas. Hicieron notar que desconocen si ellos utilizan canales formales o ilegales para internar las cervezas. Empero, más de uno cree que ingresan al país vía contrabando.

Casi se triplicó

A decir del director de Asuntos Corporativos de Cervecería Boliviana Nacional (CBN) y presidente de la Cámara nacional de Industrias (CNI), Ibo Blazicevic, el ingreso y crecimiento exponencial del contrabando de cervezas argentinas y brasileñas está provocando efectos enormes en las industrias nacionales. 

Exhorta a las autoridades de la Aduana Nacional, el Viceministerio de Lucha Contra el Contrabando, las Fuerzas Armadas y la Policía actuar en la frontera con Argentina y Brasil con la misma firmeza y dureza que ejercen para combatir el el contrabando en los puntos de control limítrofe con Chile y Perú.

Sobre el impacto del contrabando en la producción cervecera del país, refirió que repuntó de una forma increíble. En años pasados, aludió que era un 8% y cree que el porcentaje se duplicó en la presente gestión y que es muy probable que en estos últimos meses la proporción supere el 20%. “Del tejido empresarial privado somos el sector más pagador de impuestos y, sin duda el Estado dejará de percibir y tendrá un impacto en la recaudación fiscal muy importante”, puntualizó Blazicevic.

En el ámbito de medidas que deben asumirse para proteger la industria y el mercado nacional, dijo que la más aconsejada, pero que duda se ejecute en el corto plazo, es un ajuste al tipo de cambio de la moneda nacional para volver más competitivo al sector cervecero.

Cree que se deben implementar los hologramas o el código QR en los productos importados a Bolivia en lugar de los timbres que son muy fácil de falsificar. Insta a las autoridades municipales a ejercer mayor control en los mercados.

‘Efecto dominó’

El sector productor de vinos y singanis también reporta perjuicios. El gerente general de la Asociación Nacional de Industriales Vitivinícolas (ANIV), Ricardo Ortuño, dijo que después de estar más de cuatro meses en cuarentena rígida donde no se comercializó nada de la producción, hoy los mercados están inundados de bebidas alcohólicas de contrabando (cerveza, vino, fernet y otras bebidas), lo que ocasiona una competencia injusta para los vinos y singanis de producción nacional.

“Lamentablemente el Viceministerio de Lucha Contra el Contrabando funciona en las fronteras con Perú y Chile, en el límite con Argentina, Paraguay y Brasil no existe presencia de este viceministerio, y es por estas fronteras donde ingresan inmensas cantidades de contrabando”, dijo Ortuño, al acotar que se estima que actualmente el consumo de bebidas de contrabando a escala nacional es superior al 50% del total consumido.

Articulan lucha frontal

El miércoles, la Aduana Nacional activó un plan intersectorial para retomar la lucha contra el contrabando con la participación de la Policía, FFAA, Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad (Senasag) y de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH).

La presidenta de la Aduana Nacional, Karina Serrudo, indicó que en simultáneo a las acciones de control se han implementado mecanismos de abreviación de los procesos de importación de mercancías en administraciones de aduana interior y especializadas y se han ampliado los horarios de atención para que los procesos se realicen con mayor celeridad y menos burocracia.

El viceministro de Lucha Contra el Contrabando, Gonzalo Rodríguez, afirmó que ejercerán una lucha frontal contra el flagelo del contrabando que amenaza la economía y la seguridad del Estado.



Comentarios