Escucha esta nota aquí

La Corporación Unagro encendió motores hoy para iniciar su zafra número 45 en Minero, población de Santa Cruz. Desde la primera molienda a la fecha, su aporte al Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia supera los $us 2.000 millones, según resaltó su presidente, Luis Fernando Barbery.

La zafra anterior (2020) se realizó bajo circunstancias inéditas por la pandemia, este año se repiten algunas circunstancias, los insumos siguen caros y algunos todavía son difíciles de conseguir, y los incentivos al sector empresarial no aparecen, afirmó el empresario.

“Los empresarios somos especialistas en mirar todo con optimismo, siempre estamos dispuestos a ver brotes verdes, los precios internacionales del azúcar poco a poco empiezan a mejorar, los biocombustibles se imponen en un mundo que, como consecuencia de la pandemia y el deterioro ambiental, busca cada vez mayor sostenibilidad, y la energía eléctrica generada a partir de la biomasa pasa a ser parte de la vida cotidiana de los hogares bolivianos”, dijo el presidente de la corporación tras la bendición de las instalaciones.

Durante el inicio de la zafra, que se extenderá hasta noviembre de 2021, Barbery enumeró algunas cifras para demostrar la expansión que ha logrado Unagro en estos casi 50 años de operaciones. "Arrancamos 1977 con 4.000 toneladas de molienda por día, molimos un poco más de 360.00 toneladas, y la producción fue superior a los 654.000 quintales de azúcar, 14 años después superamos el millón de quintales de azúcar, diez años después los dos millones", resaltó. 

En 2009 lograron superar los tres millones de quintales de azúcar, "siempre invirtiendo y trabajando para ser sostenibles en una actividad sumamente difícil, dura y mezquina", mencionó. El presidente de Unagro, cuestionó que al tratarse de un artículo de primera necesidad, todos los gobiernos quieren un producto barato, sin mirar cuánto se invierte en horas-hombre y que creen que como "los hombres de campo son ricos, pueden vender el producto al menor precio posible", lo que considera un abuso. 

En estos 44 años, el PIB de la producción de Unagro supera con creces los $us 2.000 millones, lo que considera un valor histórico que se ha generado gracias al esfuerzo de miles de cañeros y trabajadores, riqueza que se ha distribuido en Santa Cruz y toda Bolivia.

Para la presente gestión,  el ingenio Unagro pretende moler más de 2,1 millones de toneladas de caña, producir 3,1 millones de quintales de azúcar, y 2,9 millones litros de alcohol, tanto potable como deshidratado.

Efecto multiplicador en empleos

A su vez, Mario Justiniano, presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente, dijo que iniciar la zafra en Unagro es desafiar a las adversidades, "significa que nuestra visión de desarrollo y de progreso es inquebrantable". En criterio del dirigente, la agroindustria motiva a todo el departamento y también a escala nacional, porque muchos ciudadanos llegan de otros departamentos para trabajar como zafreros, transportistas y otras actividades de esta noble labor.

Además, señaló que es urgente una política de aceleración en el tema de los biocombustibles, planificar de inmediato la sustitución de las importaciones de diésel y gasolina dado que se tiene potencialidades para hacerlo, dará un alivio al País en el ahorro de divisas y dejará de ser dependientes de las importaciones de combustibles.

Mientras que Jean Pierre Antelo, titular de la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz, en la misma línea que Justiniano, dijo que en un momento de incertidumbre económica la respuesta está en la inversión de Unagro, en los cañaverales. “Los ingenios están marcando la ruta de la reactivación”, indicó.

Asimismo, destacó el aporte de Unagro para generar biocombustibles evitando la salida de divisas del país. “Siempre los empresarios tuvimos la capacidad de sacar adelante a Bolivia, golpeados por crisis, sequía o inundaciones, pero trabajando unidos”, resaltó.


Luis Barbery, presidente de Unagro, recorrió las instalaciones con dirigentes y autoridades

Comentarios