Escucha esta nota aquí

De acuerdo con datos preliminares de la Gobernación de Santa Cruz, unas 30.000 hectáreas de soya se han visto afectadas por la crecida de los ríos, producto de las lluvias, en el norte integrado cruceño.

Luis Alberto Alpire, secretario de Desarrollo Productivo de la Gobernación, indicó que se están esperando que bajen las aguas para realizar un estudio adecuado de la cantidad de cultivos y hectáreas afectadas.

En tanto, la Gobernación ya está colaborando a los municipios de Buenavista, San Carlos y Yapacaní, para que prepararen su declaratoria de desastre y poder promulgar un decreto departamental y brindarles ayuda.

Por su parte, Alejandro Vásquez, director de Desarrollo Productivo de Yapacaní, dijo que este miércoles tres comisiones inspeccionarán la franja norte conformada por las comunidades Los Pozos, Challavito y 15 de agosto, y otras tres se dirigirán a Chore Víbora, Puerto Chore y Cascabel. Además, las inspecciones continuarán el jueves y viernes, para tener información y calcular el daño real ocasionado por las lluvias.

Donde no se registran daños por las lluvias, es en los valles cruceños. Iver Miranda, presidente de la Asociación de Fruticultores y Horticultores de Santa Cruz (Asofruth), expresó que hasta el momento las lluvias no han perjudicado ni los cultivos de frutas y ni de hortalizas. Solo se han registrado problemas en algunas vías por donde transitan los productores.

Comentarios