Escucha esta nota aquí

Volkswagen alcanzó un acuerdo con el Gobierno de Estados Unidos en el que pagará $us 14.730 millones para resarcir algo del daño provocado por sus vehículos a diésel, a los que hizo pasar como menos contaminantes de lo que en realidad son. 

El pago, según el New York Times, busca reparar el daño. Del monto total, $us 10.030  millones serán para la recompra de los motorizados afectados a precios previos al escándalo, así como una compensación adicional en efectivo para los propietarios.

Los restantes $us 4.700 millones se dividirán para compensar el impacto ambiental causado por los autos ($us 2.7000 millones) a través de un fondo gubernamental y fomentar proyectos de vehículos más limpios ($us 2.000 millones).

El diario señala que el acuerdo apunta a casi 500.000 vehículos, sin embargo, en septiembre de 2015 la automotriz alemana reconoció que existían hasta 11 millones de autos con motor diésel en todo el mundo que podrían verse afectados por el software que supuestamente usó para engañar las pruebas de emisiones en Estados Unidos. 

Desde que se conoció el escándalo, Volkswagen ha reportado pérdidas multimillonarias y reservado al menos $us 16.200 millones para hacer frente a los compromisos legales derivados del problema.