Escucha esta nota aquí

En un contexto irregular en lo que se refiere a la oferta y comercialización del diésel, desde Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) informaron que durante septiembre se superaron los volúmenes de venta del combustible, en comparación con el mismo mes en 2019.

Desde Yacimientos detallaron que el promedio de entrega diaria en Santa Cruz durante la tercera semana de septiembre se entregaron 200.000 litros extras, sumando un total de 2,4 millones de litros de diésel.

Volúmenes que a criterio de YPFB garantizan la provisión del combustible, más en una temporada donde la actividad agrícola en Santa Cruz se intensifica la labor agrícola y el servicio de transporte pesado, de carga y de pasajeros.

Al respecto, Juan Carlos Valle, ejecutivo de la Federación de Comunidades Interculturales de Yapacaní, se mostró preocupado ya que los cupos que YPFB están entregando a los surtidores de dicha localidad son un 50% menor, pues de 40.000 litros, la estatal está otorgando a cada estación de servicio no más de 20.000 litros.

Pudimos comprobar que eso se termina en horas; el lunes se tendrá una reunión para determinar los pasos a seguir, ante la falta de diésel que está afectando a los productores arroceros, entre otros sectores”, sostuvo Valle.

Cabe recordar que, entre los motivos por la venta irregular del combustible, se debe contemplar que en la frontera boliviana-brasileña se encuentran paradas unas 16 barcazas con alrededor de 24 millones de litros de diésel, que no pueden ingresar al Canal Tamengo; uno, por la falta de pago a los proveedores y otro, por el bajo nivel de las aguas.

Otro aspecto que acentúa la crisis es el que fue detallado por el ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, que precisó que durante el anterior Gobierno se priorizó la construcción de lujosas oficinas de YPFB gastando $us 60 millones, mientras que para contar con un adecuado sistema de almacenamiento para combustible líquido solo se destinó $us 50 millones.