Escucha esta nota aquí

Unos 30.000 hogares británicos seguían privados de electricidad ayer en Escocia y en el norte de Inglaterra, cinco días después del paso de la tormenta Arwen, que provocó la muerte de tres personas.

La tormenta, una de las más fuertes de las últimas décadas, dejó sin electricidad a centenares de miles de personas a su paso el viernes por el norte del Reino Unido con rachas de hasta 160 km/h.

Ayer por la mañana quedaban sin servicio eléctrico unos 30.000 hogares, sobre todo en zonas remotas de difícil acceso, precisó la organización Energy Networks Association (ENA). Hay quien apunta que esos hogares podrían seguir sin electricidad hasta últimos de semana.

La tormenta Arwen es un fenómeno “que no se había visto en 60 años. /AFP

Comentarios