.

24 de junio de 2024, 4:00 AM
24 de junio de 2024, 4:00 AM

A pesar del cuestionamiento a los logros obtenidos por el país en los últimos veinte años, son innegables los avances en ciertas reivindicaciones sociales como el acceso a la salud a través del seguro universal, los subsidios a la educación escolar y las medidas de apoyo financiero al déficit habitacional, entre otros. Sin embargo, los avances en materia estrictamente económica de aumento del PIB, el ingreso per cápita, la reducción de la pobreza y el crecimiento de las exportaciones, quedan con saldos deudores si los comparamos con las metas alcanzadas por países como Perú y Paraguay, con características similares a Bolivia. Esto sin considerar el estado actual de la economía, sobre endeudada, con crónico déficit público, estatizada y con serios problemas de estabilidad financiera y cambiaria.
Una de las principales razones por las que no alcanzamos indicadores de eficiencia económica solidos es la pobre y deficiente logística que aún tenemos a pesar de los años de bonanza que vivimos entre 2005 y 2014, en los cuales es cierto que se construyeron varias carreteras en la red troncal y secundaria, pero insuficientes para un país aún invertebrado, sin conexiones. Por ejemplo, a casi 150 años de haber perdido nuestros puertos en el Litoral de Pacifico, no hemos sido capases de haber construido un solo puerto público de envergadura que nos conecte al Atlántico Sur, teniendo una vía natural de acceso a través de la Hidrovía Paraguay – Paraná.
A finales del Siglo pasado éramos uno de los pocos países del mundo sin una carretera asfaltada al exterior y menos a los puertos de ultramar, la primera en concluirse fue la conexión Patacamaya - Tambo Quemado el año 1992 y nos conectó con el Puerto de Arica principal ingreso portuario a Bolivia. La carretera Oruro - Pisiga que nos conecta con el Puerto de Iquique fue concluida el 2012 mientras que la ruta El Alto - Desaguadero que se concluyó a fines de los ochenta solo nos conectaba hasta Puno-Perú, por entonces sin conexión asfaltada al Puerto de Matarani o Ilo. En el Oriente, casi siempre olvidado por el centralismo, la primera carretera pavimentada a un país vecino fue Santa Cruz - Corumbá concluida el año 2009 que además nos conecta con la única salida soberana al Atlántico, a través de la Hidrovía.
La infraestructura y el transporte ferroviario no están conectadas entre oriente y occidente y varias vías férreas con conexión a los puertos y países vecinos o están en desuso o imposibilitadas de utilizar por problemas políticos y sindicales. La red ferroviaria andina que tiene 1.260 Km de vías operables nos conecta con los puertos de Arica y Antofagasta a Chile, el primero imposibilitado de mover carga por conflictos políticos y el segundo que transporta minerales que equivalen al 96% del total de carga movilizada en toda la red (750.000 toneladas el 2023), lo que equivale a un índice de uso de 1,65 Tn/Km/día.
La red ferroviaria oriental con 1.244 Km de vías férreas nos conecta a Brasil con el Estado de Mato Groso do Sul y al Sur con la Provincia argentina de Salta, solo opera de forma regular con carga 650 Km la ferrovía hacia Brasil movilizando en total unos 2 millones de toneladas entre carga de importación y exportación (EFOSA, Memoria Anual 2022) lo que equivaldría a un índice de utilización de 4,5 Tn/Km/día, tres veces mayor al de Ferroviaria Andina, esto considerando el total de extensión de la red. Se aclara que la calificación de eficiencia del indicador debe estar en función de la capacidad de carga del operador (tracción + unidades de carga + características y estado de la vía férrea), información no disponible.
En materia aeroportuaria estamos exactamente como hace 40 años que se construyó el Aeropuerto Internacional Viru Viru en Santa Cruz, a pesar de tener el privilegio de la equidistancia aérea entre las principales capitales y ciudades en el Sureste y el Noroeste en Sudamérica, y la posibilidad de conexiones directas con Centro y Norte América desde las capitales de Buenos Aires, Montevideo y Asunción. Junto con las deficiencias de infraestructura en los aeropuertos está la inexistencia de transporte aéreo regular de carga, lo que se suple de forma insuficiente con un carguero operado por la Fuerza Aérea Boliviana que tiene un vuelo semanal entre Viru Viru, SCZ y Miami, USA.
Como tras la crítica deben plantearse ideas de solución, la primera recomendación y más importante es reencauzar la inversión pública a infraestructura logística competitiva y eliminar la inversión en plantas estatales políticas destinadas a invernar corruptos, de cualquier partido o tendencia, sin excepción. En este ámbito dos proyectos son esenciales en la conectividad plena con el mercado internacional: la conexión carretera y ferroviaria con Puerto Busch con acceso libre y soberano a la Hidrovía Paraguay – Paraná y la construcción de la ampliación del Aeropuerto Viru Viru en Santa Cruz.
En infraestructura vial se debe priorizar conectar con dobles vías el eje troncal del país y las rutas de acceso a los puertos del norte de Chile y sur del Perú, la ampliación del Aeropuerto de El Alto con Zonas Económicas Especiales, para fomentar la industria manufacturera de oro, plata y pelos finos, asi como la industria del software y hardware al igual que rehabilitar las zonas francas comerciales en áreas fronterizas como Patacamaya, Puerto Suarez y Desaguadero, con adecuado control aduanero e impuestos razonables sin complejidades tributarias.

Tags