Escucha esta nota aquí

El exdirector de Aasana Ronny Balderrama Virreira envió el 8 de marzo una solicitud para que el director ejecutivo a.i. de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), Celier Arispe Rosas, autorice operaciones en el aeropuerto de Chimoré, del 9 al 31 de marzo. 

El 10 de marzo comenzaron las 34 operaciones que el ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño, consideró “irregulares” porque las desconocía y anunció el procesamiento de Balderrama.

Este medio intentó comunicarse con Arispe, pero no contestó su celular. El funcionario fue piloto del expresidente Evo Morales. Es también excomandante de las Fuerza Aérea Boliviana (FAB) y ya dirigió antes la DGAC.

En abril del año pasado se benefició con detención domiciliaria tras ser procesado por presunto uso de influencias para favorecer a la empresa de su esposa y su hijo con contratos con el Estado.

La Fiscalía Departamental de La Paz protestó tras esa decisión. “No estamos de acuerdo, por eso vamos a presentar un recurso de apelación”, anunció el entonces fiscal departamental de La Paz, Marco Antonio Cossío, quien renunció hace poco, tras la detención en Beni del hijo del exministro de la Presidencia, Yerko Núñez.

En enero de ese año, una audiencia de medidas cautelares, determinó la detención preventiva de Arispe por dos meses. Al vencer el plazo y porque la Fiscalía no requirió la ampliación de la medida, el expiloto de Morales se benefició con la medida sustitutiva.

El caso

Balderrama, el director de Aasana, quien fue destituido el lunes, envió una carta al director de la DGAC dos días antes de que se iniciaran las operaciones aéreas.

Escribió que entre las tareas de su oficina estaba “la reactivación de las operaciones comerciales, instrucción aeronáutica y mantenimiento de aeronaves en el aeropuerto de Chimoré, para lo cual solicitamos que a través de su dirección, autorice excepcionalmente las operaciones de las aeronaves de los centros de instrucción de Aeronáutica Civil, que no tienen aprobados en sus especificaciones de Instrucción (ESINS) este aeródromo, en fechas 9 al 31 del año en curso”, señala la nota de Balderrama.

Montaño procesa al exdirector de Aasana por incumplimiento de deberes y por infringir el artículo 191 de la Ley de Aeronáutica Civil, que advierte que será sancionado con pena privativa de libertad de uno a seis años la persona que realice cualquier acto que ponga en peligro la seguridad de un aeródromo, de un aeropuerto o de la circulación aérea.

Este medio accedió a otra carta que Arispe envió a Balderrama el 23 de marzo, en la que le señala que el aeropuerto de Chimoré sería operable desde el 31 de mayo de 2021, solamente si se subsanaban ocho observaciones, caso contrario, se iban a suspender las operaciones de aviación civil en esa terminal. 

En la carta se codifica al aeropuerto como 4B “Riesgo Alto”. Cuando se le preguntó Montaño si habrá más procesados, respondió que “con seguridad la auditoría nos dirá quiénes más participaron en estos actos irregulares, pero será en su momento”.


Comentarios