Escucha esta nota aquí

Dicen que si uno es padre o madre sabrá que el amor por los hijos es maravilloso, pero si además es abuelo o abuela, habrá descubierto que el sentimiento por los nietos es el amor más perfecto que se pueda conocer. Se ha tenido tiempo para conocer qué es el amor, de muchas formas diferentes, por muchas personas diferentes… pero cuando se trata del primer nieto, ese amor se convierte en algo perfecto a la par que maravilloso.

Uno de los vínculos más importantes y enriquecedores es el que se forma entre abuelos y nietos, pues a pesar de la brecha generacional que existe, es de gran beneficio para ambas partes; los adultos mayores se sienten amados, productivos y útiles, mientras que los niños aprenden valores como el respeto.

Como explica la sicóloga Katherine Suárez, los abuelos son algo muy importante en la vida de los nietos, se tata de un vínculo que se va desarrollando desde el nacimiento y se convierte en algo escencial en la vida de ellos.

“Los nietos disfrutan el tiempo que pasan juntos con sus abuelos porque encuentran protección, cariño,amor y saben que buscan lo mejor para ellos. Al compartir con los abuelos, los nietos descubren que son personas interesantes porque aprenden junto a ellos a ser más independientes o les transmiten conocimientos que quizás en nuestros tiempos no los hemos aprendido. Muchos abuelos pasan el tiempo contando anécdotas, enseñando a cocinar, a tejer, etc., es decir, incentivan a descubrir su potencial porque muchos están ya jubilados y tienen el tiempo para ofrecerles”, explica Suárez.

La sicóloga indica que el tiempo que puedan pasar juntos es fundamental, especialmente en esta época de pandemia, donde tanto las personas de la tercera edad como los niños son los que más han sentido el encierro.

“No hay que perder el contacto; en toda relación se debe hacer como las plantitas: regarlas todos los días. En la vida familiar se traduce en hablarles, mandarles frases de cariño, los padres del niño también aportan hablando bien de sus padres, para que así vean que son buenos modelos a seguir y sobre todo una buena figura de respeto”, asegura Suárez.

“Aunque siempre hay conflictos que se presentan, debe recordar que siempre hay maneras de solucionarlos, sobre todo donde ambas partes se respeten. Los abuelos necesitan que seamos empáticos, que aprendamos a escucharlos y nos comuniquemos adecuadamente. Esto contribuirá a que la relación sea llevadera, debemos tratar de compartir lo más que podamos con ellos ya sean comidas,paseos o juegos”, asegura la experta.

Suárez recalca un aspecto importante dentro de esta relación, el cual es aprender a respetar los tiempos de los abuelos.

“No hay que olvidar que ellos ya criaron a sus propios hijos, no deben ser sobrecargados de responsabilidad porque hay que entender que tienen su propia vida e intereses que tiene que desarrollar también”, añade.

La geriatra María José Gálvez destaca el rol social de los abuelos, el cual considera importante en términos de que son los que llevan la historia de una familia, es decir, los ritos, mitos, raíces, etc.



Pandemia. Las personas de la tecera y los niños son
los que más han sentido el encierro.

“El vínculo entre abuelos y nietos es de gran potencial porque ambos se nutren emocionalmente; es una relación donde hay cariño sincero, desinteresado y en la que el acompañamiento es enriquecedor, por tanto brinda muchos beneficios que perduran a lo largo de la vida. Generalmente, luego de los padres, suelen ser las figuras más significativas para ellos. Cumplen un papel muy valioso, pues cuentan con la gran sabiduría de los años y las lecciones aprendidas de sus propias experiencias como padres. Esto hace que los abuelos estén en condiciones de ser grandes colaboradores y consejeros, posibilitando muchas veces una mayor integración familiar”, menciona.

Gálvez detalla que para fomentar los vínculos es importante que tanto los nietos como los abuelos inviten al otro a su mundo, y actúen con respeto hacia la manera de ver las cosas del otro.

“Es relevante que muchas veces solo se da la dinámica de ir a visitar a los abuelos y los nietos no piensan en salir con ellos. Muchas veces los abuelos tampoco piensan en esta interacción fuera de la casa, y hay muchas actividades que se pueden compartir tanto al aire libre como en espacios cerrados, que son parte de la historia de la familia”, agrega.




Seguridad. Los abuelos viven la relación con los nietos
con mayor libertad y sin tantos miedos como los padres.

Los límites

Es común que padres y abuelos no estén de acuerdo en asuntos de disciplina, sobre todo cuando los abuelos por amor a sus nietos, suelen consentirles comportamientos que los padres, también por amor, no permiten. Estos desacuerdos pueden llegar a provocar tensión en la familia y los nietos terminan siendo los más afectados.

La especialista afirma que es importante que los abuelos y los padres se comuniquen mucho en cuanto a este tema.

“Hay que recordar que los papás son quienes tienen el deber de educar a sus hijos, por lo que las reglas y los límites que ellos establecen deben respetarse. Es crucial que no se desautorice a los padres o se desacrediten las normas que ellos han establecido con sus hijos. Es relevante hacer el ejercicio entre padres y abuelos de ponerse de acuerdo”, concluye.


Relación. Para los nietos, los abuelos suelen ser una fuente de apoyo, actuando como guía, confidente y amigo.

Comentarios