Escucha esta nota aquí

Un megaoperativo contra el contrabando se realizó en El Alto. Unos 100 militares, 100 efectivos aduaneros, 90 policías y 8 fiscales decomisaron 1.500 fardos de ropa usada que era comercializada en la feria 16 de Julio de El Alto, asestando un golpe económico de 1,5 millones de bolivianos a los dueños de esa mercadería.

La Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype), a través de su presidente Agustín Mamani, celebró el operativo realizado el martes en la feria 16 de Julio, de la ciudad El Alto.

La tarea de las fuerzas del orden no fue sencilla, ya que los comerciantes reaccionaron con violencia e incluso pretendieron secuestrar a dos fiscales en el operativo.

Mamani indicó también que se deberían reforzar los controles para evitar que ingresen otros productos usados de contrabando, como textiles, juguetes y zapatos.

“Estos artículos son un cáncer para el aparato productor nacional. Siempre estamos solicitando a las autoridades, como el Viceministerio del Lucha Contra el Contrabando, el Ministerio de Desarrollo Productivo y hasta la misma Presidencia, que interpongan sus buenos oficios”, dijo el dirigente.

Karina Serrudo, presidenta de la Aduana Nacional, explicó que los 1.500 fardos se incautaron en nueve camiones. “Fue un allanamiento exitoso. Este proceso es parte de los más de 2.500 operativos que se están realizando en todas las fronteras para luchar contra el contrabando”, manifestó.

La funcionaria además indicó que solo se registraron daños materiales como consecuencia del enfrentamiento que hubo entre efectivos y comerciantes, y afirmó que uniformados de la Policía están en proceso de identificación de los cabecillas de los enfrentamientos.

La Fiscalía de La Paz, informó que existen uniformados lesionados por el enfrentamiento con comerciantes, quienes se oponían a la sustracción de su mercadería. Los efectivos identificaron depósitos donde se almacenaba la ropa usada en fardos. La Policía inició una investigación para dar con los ‘cabecillas’ de esas organizaciones.

La feria 16 de Julio, en la ciudad de El Alto, funciona los días jueves y domingos. En el lugar se ofertan diversos productos, entre ellos ropa usada que llega en fardos desde puertos chilenos.

Hay decretos que lo prohíben

A decir de Gary Rodríguez, gerente general del IBCE, es altamente destacable el reciente comiso realizado por la Aduana Nacional, en El Alto. “Hay que felicitar la valentía demostrada para hacerlo”, indicó.

Rodríguez destacó también el acompañamiento de efectivos del Ejército y la Policía para el operativo, considerando las reacciones violentas de los contrabandistas, como ocurrió en este caso al intervenir nueve camiones.

“No hay que dejar sola a la Aduana en la gran tarea de combatir el flagelo del contrabando. La ropa usada está prohibida de importarse legalmente a Bolivia, y tampoco está permitida su comercialización, hay sendos decretos que lo prohíben”, manifestó el ejecutivo del IBCE.

Por tanto, según Rodríguez, no hay nada que reclamar, porque se trata de mercadería contrabandeada que quita mercado a la industria nacional y talleres de confección, y resta empleos a los bolivianos, además de representar una competencia desleal para quienes importan y comercializan ropa legalmente en el país.

“Lo lamentable del caso es que, sabiendo que esa mercadería es contrabandeada (sin ningún tipo de certificación sanitaria en origen, y pudiendo ser ropa rescatada de hospitales) hay gente que la compra y no solo personas de escasos recursos, sino también otras para estar fashion”, sostuvo Rodríguez.


Comentarios