Escucha esta nota aquí

Ni Mario Cronenbold ni Carlos Romero: Pedro García. El último de la fila de los postulantes a la candidatura a la Gobernación de Santa Cruz por el Movimiento Al Socialismo se quedó con todo en un congreso celebrado en Lauca Ñ, luego de que la cúpula del partido oficialista bajara el pulgar al exalcalde de Warnes y que las bases cruceñas del MAS rechazaran a sillazos y botellazos la designación de Carlos Romero que había hecho Evo Morales.

“Le habíamos advertido al hermano Evo que no aceptaríamos más dedazos”, dijo, desde Santa Cruz, Rolando Cuéllar, diputado del MAS.

Todo comenzó cerca del mediodía. Para asegurarse jugar de local, Evo Morales había trasladado el ampliado del MAS para elegir postulantes cruceños a Chapare, más propiamente a Lauca Ñ, sede de las seis federaciones de productores de la hoja de coca y casa del “estado mayor” del expresidente. Había una decisión difícil de tomar y esa era dejar de lado al candidato que habían elegido las bases. 

Tres diferentes concentraciones masistas habían designado a Mario Cronenbold como candidato a gobernador, pero este había cometido un error. “Si persiguen a Camacho, voy a levantar mi candidatura. A cualquiera, no solo a Camacho, porque va en contra de lo que estoy diciendo. Yo sé lo que sufre la gente cuando te persiguen, cuando te inventan casos”, dijo el hombre, vestido con los colores del MAS, criticando la denuncia judicial por golpe de Estado, presentada por una exdiputada del MAS contra Luis Fernando Camacho, posible candidato por Creemos.

Aseguran que a la cúpula masista ahí le entró una duda: Cronenbold es más camba que masista. Desde el partido en función de Gobierno aseguran que esta declaración de menos de un minuto contiene dos errores: asume que hay persecución política y pone en duda el golpe de Estado.

A partir de ese momento, el exalcalde de Warnes dejó de recibir proclamaciones públicas hasta el fin de semana, cuando, según Rolando Cuéllar, fue ratificado como candidato en Montero.

Sin embargo, la suerte estaba echada: Cronenbold no solo no sería candidato a gobernador, sino que tampoco sería propuesto para volver a la Alcaldía de Warnes, puesto para el cual ya habían seleccionado a un vecino de Satélite Norte. 

Así, el congreso cruceño celebrado en Lauca Ñ comenzó a inclinarse, desde la testera, a favor del exministo Romero, que tenía apoyo en sectores juveniles y, sobre todo, el respaldo de Morales, que lo designó candidato. Fue cuando comenzó a hablar el exministro cuando todo se descontroló. Ante el griterío de los delegados, una persona subió hasta la testera y le tiró una silla plástica azul a la cabeza. 

El exministro, al que de nada le valió haber encabezado las únicas dos victorias del MAS en Santa Cruz (elección de constituyentes en 2006 y generales de 2014), tuvo que quedarse callado, ante una lluvia de botellas, prendas de vestir y sillas que buscaban su humanidad. 

Cuando Romero era sacado de la tarima para resguardarlo, una silla aterrizó en la cabeza de Evo Morales. El asiento azul rebotó sobre la mesa, mientras el expresidente volteaba en busca de su agresor antes de declarar un cuarto intermedio, que apaciguó los ánimos.

Allí, reinó la tercera vía y Pedro García, que había sido apoyado por una parte de la dirigencia del Plan 3000, terminó siendo designado como candidato a gobernador de Santa Cruz. Morales citó a una reunión de dirigentes para la noche y luego lanzó dos tuits buscando culpables fuera del coliseo de Lauca Ñ: “Denunciamos que la derecha golpista trata de destruir la unidad del MAS-IPSP enviando infiltrados para generar violencia en nuestros ampliados, que tienen como objetivo la elección democrática y pública de nuestros candidatos para los comicios subnacionales”, trinó. Los descontentos no eran infiltrados de la derecha, sino parte del Bloque Oriente, grupo del MAS que reúne a campesinos e indígenas, que además ha citado a una conferencia de prensa para hoy, para reafirmar su descontento con lo sucedido en Lauca Ñ. 

Según el contacto telefónico con uno de esos dirigentes, no están de acuerdo en que Gerardo García, vicepresidente del MAS, y Juan Guzmán, principal dirigente partidario en Santa Cruz, sean los que definan el resto de las listas a asambleístas departamentales.

Tampoco se sabe muy bien qué pasará con la designación del candidato a la alcaldía de Santa Cruz de la Sierra. Adriana Salvatierra, expresidenta del Senado, es la única precandidata, pero los mismos que se opusieron a Romero refutan a Salvatierra.

El segundo tuit de Morales fue contra los medios de comunicación: “Prensa de derecha tergiversa: si estoy en reuniones donde se eligen a candidatos, dice que es “dedazo”, y si no estoy que lo hacen en contra de Evo. No les interesa la verdad. El MAS-IPSP es el partido más grande de nuestra historia y tiene diversas formas de elegir a candidatos”, dijo.

La palabra dedazo comenzó a utilizarse por los dirigentes de Pacto de Unidad incluso antes del ampliado del MAS en Cochabamba que definió renovación y acatamiento de las decisiones de las organizaciones sociales que dan cuerpo al MAS. Ayer, fue esgrimida por el diputado Cuéllar. 

Además, ya se había escuchado en otros ampliados de selección de candidatos del MAS que terminaron en trifulca, como el de Betanzos, en Potosí, o el de Trinidad, en Beni.

Para Julio Córdova, sociólogo y experto en estudios de opinión, hay que relativizar la imagen de que Morales antes definía todo y el MAS lo acataba. Explica que el exmandatario tenía una relación con los movimientos sociales muy similar a la que tenía Juan Lechín con los obreros: entendía sus lenguajes, sabía los límites y sabía cómo relacionarse con ellos, moviéndose dentro de esos límites. 

Evo Morales ha empezado a perder la óptica política y ha dejado de entender los momentos de coyuntura desde que intentó reelegirse. Los movimientos sociales han dejado claro que no van a aceptar imposición, aún cuando venga de Evo Morales”, dijo.

Sin embargo, Córdova recuerda que estos conflictos siempre han estado dentro de los ampliados de definición de candidaturas de los movimientos afines al MAS, con la diferencia que Morales antes no estaba en el centro. “Si Evo puede entender su situación y logra recuperar la lucidez política, se irá recuperando; en cambio, si sigue creyendo que es el líder indiscutible e imprescindible, no lo hará. El tiempo ha demostrado que no es imprescindible ni indiscutible”, opinó Córdova.

Lo sucedido en Lauca Ñ puede traer cola más allá del MAS. Anoche, Roberto Fernández, líder de ASIP, anunció que hoy puede patear el tablero con su candidato a la gobernación. Consultado si se trataba de Cronenbold, Fernández dijo que aún está entre dos postulantes, pero que será una bomba.

Sin embargo, con la ampliación de plazos para presentar candidaturas a las elecciones subnacionales, pospuesto del 19 al 28 de diciembre, habrá tiempo hasta para barajar y dar de nuevo, en varios de los partidos.

Comentarios