Escucha esta nota aquí

El presidente Luis Arce ascendió al comandante general de la Policía, Johnny Aguilera, y a otros dos jefes policiales al grado de general primero. El Comité Cívico pro Santa Cruz lamentó que el Gobierno premie a quienes “atropellaron a los ciudadanos”.

“Han premiado a los comandantes que atropellaron a los bolivianos”, dijo anoche el presidente del Comité pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, desde el frontis del Comando Departamental de la Policía.

Acotó que el gobierno “se está quedando solo, y por eso acude a las fuerzas militares, a las policiales. Ustedes también son ciudadanos. Qué mejor ejemplo, con las leyes de ascensos en ambas instituciones. Si ustedes no son chupamedias, alcahuetes y lambiscones no van a ascender. Ustedes juraron lealtad a su patria, defender su pueblo, a la democracia, no atenten contra un civil o contra su pueblo, eso no tienen que olvidarlo nunca”, manifestó.

El comandante Johnny Aguilera ascendió al grado de general primero de la Policía y pese a que su gestión interina duró un año, el Gobierno lo ratificó como comandante de la Policía Boliviana.

Junto con él, también ascendió el excomandante policial en Santa Cruz, Orlando Vladimir Ponce Málaga, quien ahora ocupa el cargo de subcomandante y jefe de Estado Mayor.

Este miércoles, asumió la jefatura del comando cruceño de manera interina el subcomandante Marcelo Flores, pero en los próximos días será posesionado de manera oficial el coronel Mario Medina, según confirmaron fuentes policiales a EL DEBER. El tercer nuevo general primero es el hasta ayer coronel Álvaro José Álvarez, que es Inspector General Interino de la Policía.

La tensión dentro de la Policía aumentó en los días de conflicto, porque otros cuatro comandantes regionales fueron removidos.

El coronel Juan Carlos Mercado, comandante de Potosí, fue uno de los primeros en ser alejados de su cargo, luego de que en ese departamento se registrara la primera muerte (Basilio Titi Tipolo de 21 años) durante una manifestación por el paro. En su remplazo, fue designado Bernardo Isnardo Pimentel.

En Tarija, Víctor Velásquez Almazán asumió como nuevo comandante de la Policía, en reemplazo de Sadid Ávila, quien fue destituido luego de los enfrentamientos entre quienes acataban el paro y afines al Movimiento al Socialismo (MAS). “He tenido la dicha de trabajar en mi pueblo, ahora puedo caminar tranquilo por las calles de mi chura Tarija sin ningún tipo de temor”, dijo Ávila.

En Oruro fue designado como jefe policial Roque Arraya Vidaurre, luego de que policías agredieran físicamente a los periodistas. En Chuquisaca asumió como comandante Marco Gutiérrez Delgadillo, por instrucción del comandante Aguilera. La decisión surgió también en medio de los conflictos sociales desatados.

Comentarios