Escucha esta nota aquí


Santa Cruz es una región en la que son frecuentes distintos tipos de alergia. Aunque, en general estas, lamentan los especialistas, están subestimadas, pues quienes las padecen suelen considerar que estas se solucionan con una tableta y acuden en busca de ayuda profesional cuando el problema es más severo. 

Ante ello, especialistas coinciden que las alergias no se curan, pero hay tratamientos que alivian los síntomas y estos pueden demorar entre 10 días, en el caso de alergias dermatológicas, y más de cinco años, para las respiratorias, aunque esto depende de cada caso.

Las alergias, que son la reacción del cuerpo a un elemento extraño, se pueden agrupar en tres grandes grupos, de acuerdo a dónde afecten: las respiratorias, dermatológicas y alimentarias. Aunque, las más comunes son las primeras, y entre estas la rinitis es la que predomina en Santa Cruz, según los alergólogos. 

Este tema se vuelve aún más relevante, al remarcar la proyección de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que estima que en 2050 aproximadamente la mitad de la población mundial padecerá por lo menos algún trastorno alérgico.

Respiratorias
El alergólogo Mario Paz Serrate confirmó que la alergia más común es la rinitis alérgica, una enfermedad inflamatoria nasal que ataca a toda la vía aérea superior, compromete el oído, los senos paranasales, el globo ocular, la faringe y amígdala. 

“La rinitis alérgica es la alergia más frecuente que uno ve en la consulta todo el año, sin importar si cambia la estación. Aunque igual existen con frecuencia casos de asma bronquial alérgico, que también azota mucho a todo el país. Provoca tos, dificultad respiratoria, entre otros síntomas”, remarcó.
Entre los síntomas más frecuentes en las alergias respiratorias están: estornudos, goteo de la nariz, ojos rojos, llorosos o con picazón, congestión nasal, picazón en la nariz, el paladar o la garganta y tos.

El especialista explicó que en pacientes con rinitis alérgica se debe hacer un tratamiento basado en evidencia médica, es decir, una minuciosa historia clínica (antecedentes familiares, inicio de síntomas, etc); el segundo paso es pedir una serie de estudios, uno inmunológico, que determine el grado de alergia, la inflamación y el tipo, pruebas bronquiales, de imágenes y un test de alergia, y luego aplicar el tratamiento.
Insistió que se debe seguir todos estos pasos para que el tratamiento sea el adecuado y así no suministrar múltiples medicamentos, pues puede ser contraproducente para el paciente. 

Remarcó que el tratamiento de una alergia tiene un periodo entre los 36 meses y 5 años, pero esto es variable en cada paciente.
“La tendencia es un tratamiento de 36 meses, son por tiempo prolongado debido a que no son síntomas aislados, es una condición que afecta al sistema inmunológico”, remarcó.
En el portal Muy Interesante enfatizan que el cambio climático y las estaciones del año afectan a los alérgicos, siendo más caótico la primavera.

Dermatológicas
El dermatólogo Enrique Aguilera, que trabaja en el Centro Nacional de Enfermedades Tropicales (Cenetrop), explicó que las alergias dermatológicas son más frecuentes en los grupos menores de 5 años y en los mayores de 60 años, debido a que en ambos grupos el sistema inmunológico está debilitado.

Este tipo de alergias se presenta con manchas rojas en la piel.
Remarcó que las alergias de piel provocan comezón y debido a que el paciente no resiste, maltrata la piel provocando inflamación.

Aguilera puntualizó que las alergias de piel inician en cualquier parte del cuerpo y como tratamiento no se tendría que ocupar indiscriminadamente los corticoides. 

Alimenticias
Los alimentos que con mayor frecuencia provocan alergia son: huevo, leche de vaca y pescado.
Este tipo de alergia puede provocar problemas digestivos, urticaria o inflamación de las vías respiratorias. En algunos casos, una alergia alimentaria puede ocasionar síntomas graves o, incluso, una reacción, llamada anafilaxia, que puede poner en riesgo la vida del paciente. 

¿Son peligrosas?
Las alergias se producen cuando el sistema inmune reacciona ante una sustancia extraña, debido a que el sistema inmunitario crea anticuerpos, los cuales se encargan de identificar los alérgenos como enemigos, aunque este no represente una amenaza. 

En algunos casos las alergias derivan en reacciones leves, pero en casos extremos, en especial en las alergias alimentarias, pueden provocar una anafilaxia. 

De acuerdo al portal Muy interesante, los alergólogos definen la anafilaxia como una reacción en la que están afectados uno o más órganos, y a su vez puede tener diferentes niveles de gravedad.
Entre los síntomas están la pérdida de conocimiento, baja de presión arterial, dificultad para respirar, aturdimiento y finalmente puede llegar a poner en riesgo la vida de un paciente. 

En el mismo portal se explica que uno de los motivos por los que este tipo de alergias pueden resultar más peligrosas es porque el alérgeno está presente en una mayor concentración y su distribución en el organismo ocurre de manera muy rápida a través de la circulación sanguínea. 

Si esto ocurre, la cantidad de alérgeno que es reconocida por los agentes de seguridad inmunitaria (anticuerpos IgE) es capaz de activar un gran número de células de diferentes órganos y colapsar el sistema.
En estos casos es necesario administrar lo antes posible epinefrina para frenar esta reacción en cadena y poder acudir a un hospital.

¿Con la edad?
Paz resaltó que las alergias son hereditarias. En cuanto a las respiratorias, dijo que estas se pronuncian desde los primeros meses de vida hasta los 12 o 14 años, luego, si el paciente no realizó ningún tipo de tratamiento, permanecerá de forma aguda a lo largo de su vida. 

Paz explicó que la tendencia es que las alergias respiratorias empeoran con la edad mientras que las alimentarias y gastrointestinales tienen un pico máximo hasta los 14 años.
Remarcó que en las alergias influye la genética y el estilo de vida (estrés, ansiedad, nerviosismo, depresión, alimentación, cosméticos).


Comentarios