Escucha esta nota aquí

Alexey Altynov, el hombre fuerte de la Corporación Estatal de Energía Atómica Rosatom de Rusia, desde 2019 está a cargo de llevar a buen puerto la construcción de un centro en la ciudad de El Alto, que en principio permitirá el uso de la energía nuclear en temas de salud, pero que se puede desdoblar para el agro y la minería.

 _¿En qué etapa se encuentran los trabajos de construcción del Centro de Investigación y Desarrollo de Tecnonología Nuclear (Cidtn) en la ciudad de El Alto?
El contrato para la construcción del centro se firmó en septiembre de 2017. Actualmente, se están construyendo dos sitios de las fases uno y dos. Este año se entregarán dos elementos clave del Cidtn, que tienen importancia para el sector de la salud del país, y que serán puestos en marcha. Se trata del Complejo Preclínico Ciclotrónico y Radiofarmacológico (CPCR) y del Centro de Irradiación Multifuncional (CIM).

El primero está destinado a la producción de una amplia gama de isótopos que se suministrarán a distintas instituciones y clínicas médicas de Bolivia para el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades oncológicas.

Mientras que el CIM va a permitir la esterilización de los dispositivos y herramientas médicas, lo que es particularmente relevante en condiciones de pandemia. Con esta tecnología los productos agrícolas y alimentarios también pueden ser tratados para garantizar su seguridad y prolongar su fecha de vencimiento.

_¿Cuáles de ellos están próximo a operar?
Este año el CPCR y el CIM ya estarán en servicio. La siguiente fase será realizar los complejos de la tercera y cuarta fase que son la construcción de los laboratorios científicos y la instalación de los equipos y, por supuesto, la construcción del reactor de investigación. Para ello, se están remitiendo los documentos necesarios a las autoridades bolivianas para obtener la licencia de construcción de estas instalaciones. Esperamos que en julio de 2021 después de obtener esta licencia, podamos empezar con los trabajos y finalizarlos en 2024.

_Hace aproximadamente un año, el Gobierno de Jeanine Áñez suspendió los trabajos ¿Ya fueron reanudados?
Realmente las obras fueron suspendidas principalmente por la situación de la pandemia del coronavirus; sin embargo, nuestro equipo ha cumplido continuamente con todos los compromisos con respecto al proyecto. Si hablamos de los trabajos en el sitio, éstos se reanudaron en septiembre del 2020 y ahora están en plena actividad.

_Se hizo público que las inversiones de este proyecto suman $us 300 millones ¿Cuánto dinero ya les fue pagado por el Gobierno boliviano? ¿O cómo está prevista la realización de los pagos?
Esta pregunta será mejor que la planteen ante el Gobierno boliviano.

_¿Por qué no se desarrolló el proyecto de litio en el que ustedes estaban interesados?
Rosatom está preparada para participar en la implementación del proyecto de litio en Bolivia.

Sin embargo, todas las decisiones sobre el inicio y el desarrollo del mismo las tomará la parte boliviana. Nosotros podemos confirmar que contamos con tecnología moderna y fiable que puede garantizar una eficiencia alta para el desarrollo de la industria de litio en Bolivia.

_¿Ustedes se han reunido con el presidente Luis Arce para agilizar los trabajos o tomar alguna otra acción?
Sí, hemos tenido un encuentro exitoso con el presidente Luis Arce, quien apoya plenamente este proyecto y hemos conversado con él todos los pasos concretos para su exitosa implementación.

_En Bolivia, ¿en qué otros sectores se pueden aplicar la tecnología de Rosatom?
Por ejemplo, la tecnología del análisis de la activación de neutrones se utiliza ampliamente en la industria ecológica, en estudios geológicos, en arqueología e historia. Los científicos también utilizan el método para realizar los estudios de las rocas, determinar los depósitos de minerales naturales y conocer el origen de los restos biológicos.

La tecnología de selección, utilizada en los laboratorios de radiobiología y radioecología de los Centros de Ciencia y Tecnología Nuclear, ayudan a crear nuevas especies de cultivos resistentes a los cambios de la naturaleza. También se puede aplicar la tecnología de la esterilización de insectos machos dañinos (o plagas) que pueden causar diferentes enfermedades potencialmente peligrosas y mortales. Este método reduce la población de las plagas, lo que disminuye el riesgo de propagación de las enfermedades peligrosas para los seres humanos y los animales.

La tecnología nuclear puede ofrecer diferentes soluciones a las más diversas cuestiones y Bolivia pronto podrá comprobarlo con su propia experiencia.

Comentarios