Escucha esta nota aquí

POR: AFP-DEUTSCHE WELLE


Tras una hospitalización por Covid-19, al menos uno de cada tres enfermos ve su salud afectada a largo plazo, con afecciones en diferentes órganos y problemas sicológicos, reveló un estudio publicado el lunes.

Este artículo, que hace una síntesis de diferentes trabajos de investigación publicados recientemente, subraya la fatiga, la dificultad para respirar, la ansiedad, la depresión y los trastornos de estrés postraumático como los síntomas más frecuentes en pacientes afectados por el “covid largo”.

Según los investigadores, los datos disponibles muestran una urgencia de salud pública subestimada y los gobiernos deberían preocuparse más y reflexionar sobre los medios para atenderla.

“Teniendo en cuenta los millones de personas infectados por el Sars-CoV-2 en el mundo, el peso a largo plazo sobre la salud física, cognitiva y mental está por venir. Nosotros solo detectamos sin duda la punta del iceberg”, señaló a la AFP el autor principal del artículo, Kartik Sehgal, oncólogo y profesor en la Facultad de Medicina de Harvard (Boston).

El Covid-19 ataca fundamentalmente a los pulmones de los enfermos, a veces con dificultades respiratorias que persisten a largo plazo. Pero estudios han mostrado que el virus ataca también a otros órganos, causando complicaciones que van desde trastornos cardiovasculares hasta inflamaciones crónicas.

El artículo publicado en la revista Nature Medicine analizó nueve estudios realizados en Europa, Estados Unidos y China, que monitorearon a pacientes a largo plazo.

Para los autores, su estudio muestra que impedir la muerte por Covid-19 no es suficiente en materia sanitaria y que es necesario profundizar la investigación sobre el “covid largo” y ampliar las consultas para atender sus síntomas.

Cansancio y debilidad

El 63 % reportó cansancio o debilidad muscular, mientras que el 26 % reportó dificultad para dormir y el 23 %, ansiedad o depresión. Los investigadores notaron que las mujeres tenían más probabilidades de tener problemas de salud mental que los hombres.

Las pruebas de laboratorio también mostraron que el 13 % de los pacientes, cuya función renal era normal durante la estancia en el hospital, esta disminuyó durante el seguimiento de atención al paciente.

En personas que estuvieron gravemente enfermas, incluso meses después, la función pulmonar seguía deteriorada e incluso con un peor abastecimiento de oxígeno del organismo.

Los resultados de los investigadores chinos coinciden con los de otros estudios realizados hasta la fecha sobre las secuelas del Covid-19 a largo plazo, pero los científicos señalan, no obstante, algunos errores en su estudio.

Comentarios